Un grupo de 25 venezolanos que viven en El Salvador respaldaron este martes al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, después de que en la madrugada cerca de medio centenar de militares se sublevaron en Caracas contra Nicolás Maduro.

Los venezolanos se concentraron en la sede diplomática de su país en San Salvador y también exigieron el «cese de la usurpación» que, consideran, hace el gobernante Maduro de la Presidencia.

Los manifestantes entonaron las notas de su himno nacional y con banderas de su país en mano corearon consignas en respaldo a Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, quien junto al también opositor Leopoldo López lideran la llamada «Operación Libertad» para sacar a Maduro del poder.

Jenny Lozano, representante de la Asociación de Venezolanos en El Salvador (Asovensal), dijo a Efe que sus compatriotas en El Salvador «atendieron el llamado de Guaidó para exigir el cese de la usurpación de Maduro y pedir que se convoque a elecciones transparentes y claras».

«De forma pacífica estamos en este lugar (Embajada de Venezuela en El Salvador) para pedir al Gobierno de Maduro que cese la usurpación y que ya convoque a elecciones para tratar de salir de la crisis que hay en Venezuela», apuntó la venezolana.

Añadió que la «grave» crisis que atraviesa su país «está provocando la muerte de muchas personas», por lo que señaló que es «urgente que tengamos un Gobierno que resuelva esta situación».

Según la representante de Asovensal, en El Salvador viven unos 700 venezolanos.

Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, anunció este martes que «la familia militar de una vez dio el paso» para unirse a él y conseguir «el cese definitivo de la usurpación» que considera que Maduro hace del Gobierno.

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, aseguró este martes que los militares leales a Guaidó abandonaron una base aérea que habían tomado al sublevarse contra el Gobierno de Maduro.

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de 6 años que no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional.

Además, el país sufre la peor crisis económica de su historia, lo que genera cada día protestas para denunciar la severa escasez de alimentos y medicinas, y la pésima prestación de los servicios públicos.

Fuente