Borrador automático

En la planta de fabricación de palas de aerogeneradores que Vestas tiene en Daimiel (Ciudad Real) el deterioro de la salud de los trabajadores y trabajadoras ha alcanzado límites insoportables. La dirección de la planta se ha propuesto ocultar la realidad por medio del terror a la pérdida de empleo. En lugar de tomar medidas preventivas y realizar inversiones para paliar la situación, al igual que han hecho otras empresas del sector, la multinacional danesa reprime a quien haga pública la situación. Un delegado de CCOO acaba de ser despedido tras una baja por enfermedad.

Un delegado sindical de CCOO en Vestas Daimiel ha sido despedido telefónicamente tras un periodo de baja por enfermedad relacionada con su trabajo. Un servicio de prevención al servicio de la empresa y no de la salud (Quirón Prevención) le consideró “apto con limitaciones” y, posteriormente, sin un nuevo reconocimiento, “no apto”. La dirección cumple un doble objetivo: llena de angustia al afectado y manda un mensaje claro a su plantilla y a las personas que están empleadas en la empresa de trabajo temporal: quién denuncie perderá su empleo.

En la fabricación de palas se utilizan epoxi-resinas y numerosos productos químicos que producen asma, alergias y sensibilidad química. Cuando han aparecido estos problemas en empresas como Siemens, Gamesa, Acciona y GE, se han tomado medidas preventivas y se han realizado inversiones importantes para paliar la situación. Algunas empresas de equipos de prevención han desarrollado equipos de protección individual específicos para estas funciones.

Lamentablemente, Vestas no ha seguido el mismo camino. Optó por ocultar datos, despidió a quienes enferman y reprimió a las personas que hicieron pública la situación. La mutua FREMAP retiró la prestación a los trabajadores y a las trabajadoras afectadas después de reconocer su enfermedad profesional. Además, la Inspección de Trabajo sancionó a Vestas Daimiel tras las denuncias de CCOO. En marzo requirió a la empresa “por una evaluación de riesgos confusa” que no identificaba los riesgos “cuando las enfermedades profesionales aparecen en cualquier puesto de trabajo”, sin identificar a los trabajadores afectados. Para acabar, Vestas intentó, sin éxito, que la mutua FREMAP realice pruebas hospitalarias de dudosa fiabilidad para seleccionar a trabajadores y trabajadoras en función de su sensibilidad aparente a ciertos tóxicos y “posibles cancerígenos” empleados.

Vestas Daimial ha despreciado la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que requiere a las empresas a buscar puestos de trabajo idóneos cuando hay trabajadores con limitaciones. CCOO de Industria activará todos los medios y recursos legales para evitar este atropello. El sindicato no descarta recurrir al artículo 316 del Código Penal, que castiga con penas de prisión a quienes ponen en peligro la vida, la salud y la integridad física de las plantillas.

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario