La jueza de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Zamora, Guillerma Mongil, ha desestimado la demanda que interpuso Javier Iglesias, padre de Pablo Iglesias, ante la diputada del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, a la que reclamaba una indemnización de 18.000 euros, por supuesta vulneración del derecho al honor tras llamarle «terrorista» tanto en sede parlamentaria como en diversos medios de comunicación.

En 2020, la diputada popular se refirió a Pablo Iglesias en un debate parlamentario como «hijo de un terrorista», en alusión a la pertenencia del padre de Iglesias a la organización terrorista FRAP, que asesinó a cinco personas en el último lustro del franquismo.

Javier Iglesias decidió entonces interponer una demanda y lo hizo el 17 de junio de 2020 en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Zamora, que inicialmente se inhibió a favor del Tribunal Supremo por la condición de aforada de Álvarez de Toledo.

Victoria judicial para Cayetana Álvarez de Toledo: gana el juicio al padre de Pablo Iglesias tras llamarle "terrorista"
Victoria judicial para Cayetana Álvarez de Toledo: gana el juicio al padre de Pablo Iglesias tras llamarle «terrorista»

El padre del exvicepresidente del Gobierno recurrió la decisión al considerar que tales manifestaciones se habían producido fuera del Congreso y el alto tribunal decidió entonces devolver el caso al juzgado zamorano.

La magistrada ha reconocido que la protección del derecho al honor debe prevalecer frente a la libertad de expresión cuando se emplean frases y expresiones ultrajantes y ofensivas sin relación con las ideas y opiniones que se expongan, pero, al analizar la entrevista en su conjunto, entiende que hay una «indudable base fáctica» en la afirmación que hizo la diputada del PP por los comentarios públicos que el ex líder de Podemos había hecho en entrevistas o redes sociales en los que vinculaba a Francisco Javier Iglesias con el FRAP.

La diputada popular presentó como pruebas para sostener su afirmación los artículos o tuits en los que Pablo Iglesias atribuía a su padre ser «frapero». «Créanme si les digo que siendo hijo de un militante del FRAP y habiendo militado donde milité, tiene su mérito admirar a Carrillo», decía el entonces líder de Podemos en un artículo escrito por él en Público en 2012. «Os dejo una canción que me cantaba mi padre frapero de peque», publicó también en un tuit en 2013.

La Fiscalía ha dado la razón a Álvarez de Toledo, que pedía la desestimación de la demanda, y ha condenado en costas al padre de Pablo Iglesias.

No es la primera vez que el padre de Pablo Iglesias ejerce acciones judiciales por vulneración del derecho al honor contra un político. En 2019, ganó una demanda también juzgada en Zamora, contra el periodista y eurodiputado de Voz Hermann Tertsch, que lo relacionó con un asesinato del FRAP. Tertsch tuvo abonarle 12.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA