El próximo 17 de septiembre cinco personas van a ser juzgadas. El motivo es intentar parar el desahucio de una familia con tres menores de edad, uno de ellos un bebé. Se enfrentan a peticiones de 18 meses de cárcel por atentado contra la autoridad.

 

Relacionadas:

La incertidumbre de 50 familias coruñesas en riesgo de desahucio deja al descubierto la deficiente política de vivienda del PP de Feijóo

Una asociación de abogados y matemáticos intentará evitar miles de desahucios luchando contra la banca

Los jueces españoles empiezan a archivar desahucios tras la sentencia europea

Para justificar la detención de los activistas y su posterior juicio, la policía, como pasó a ser ya una práctica habitual, declaró agresiones por parte de los detenidos. En las primeras versiones policiales  afirmaron que en un supuesto forcejeo, uno de los detenidos llegó a intentar arrebatar el arma a uno de los agentes.

Se trata de un nuevo atropello represivo contra el movimiento anti-desahucios. Se enfrentan a posibles penas de cárcel por el ‘delito’ de defender los derechos humanos básicos evitando que se produzcan desahucios de familias vulnerables sin alternativa habitacional.

Hacemos un llamamiento a dar la máxima visibilidad a este abuso. Convocamos a una concentración de apoyo el 17 de septiembre, a partir de las 10h, en los juzgados de la c/ Albarracín 31 (Metro Ciudad Lineal o García Noblejas).

Entre esas cinco personas, se encuentra Jorge Aranda. Él mismo lo explica en este vídeo:

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario