El marxismo es una teoría política, social y económica que ha sido objeto de estudio y debate desde su concepción en el siglo XIX. Desarrollada principalmente por los filósofos y economistas Karl Marx y Friedrich Engels, esta teoría se centra en la lucha de clases y en la explotación del proletariado por parte de la burguesía como un motor de cambio histórico. En este contexto, resulta curioso y sorprendente encontrar conexiones entre la teoría marxista y una película de animación dirigida principalmente a un público infantil, como es el caso de Bichos (1998), producida por Pixar Animation Studios.

Bichos, en su esencia, es una historia de aventuras y superación que sigue las peripecias de Flik, una hormiga obrera que busca la ayuda de un grupo de insectos para salvar su colonia de las exigencias abusivas de los saltamontes, liderados por el villano Hopper. A pesar de tratarse de una película para niños, es interesante analizar cómo ciertos elementos del marxismo pueden ser identificados en su trama y personajes, ofreciendo una lectura más profunda y compleja de la obra.

A lo largo de este artículo, se examinarán las similitudes entre la teoría marxista y la narrativa de Bichos, poniendo especial atención en cómo se manifiestan en la película. Para ello, se analizarán aspectos como la lucha de clases, representada por la tensión entre las hormigas obreras y los saltamontes opresores; la explotación del proletariado, evidenciada en las demandas abusivas de alimento por parte de los saltamontes; y la conciencia de clase, que se desarrolla en Flik y sus compañeros insectos a medida que se enfrentan a la injusticia y buscan emanciparse. Este vídeo resume la idea, que está ampliada en el resto del artículo.

La lucha de clases en Bichos

La lucha de clases es un concepto central en la teoría marxista y se refiere al conflicto inherente entre las distintas clases sociales en la sociedad capitalista. Según Karl Marx y Friedrich Engels, la historia de todas las sociedades hasta ahora ha sido la historia de las luchas de clases, y el capitalismo no es una excepción. En el capitalismo, las dos clases principales en conflicto son la burguesía y el proletariado.

La burguesía: Esta clase social es la clase dominante en el capitalismo, compuesta por aquellos que poseen y controlan los medios de producción (fábricas, tierras, recursos, etc.). La burguesía se beneficia de la explotación del trabajo del proletariado y busca maximizar sus ganancias a expensas de los trabajadores.El proletariado: Esta clase social está compuesta por trabajadores que no poseen medios de producción y, por lo tanto, deben vender su fuerza laboral a la burguesía para sobrevivir. Los proletarios son explotados por la burguesía, ya que no reciben el valor completo del producto de su trabajo y, en cambio, se les paga un salario que apenas cubre sus necesidades básicas.

La lucha de clases en el marxismo se basa en la explotación del proletariado por parte de la burguesía y la resistencia de los trabajadores a esta explotación. Marx argumentó que, bajo el sistema capitalista, la burguesía continuará buscando formas de explotar aún más a los trabajadores para aumentar sus ganancias, lo que conducirá a una creciente desigualdad y empobrecimiento del proletariado.

El la película, las hormigas representan al proletariado, ya que son la fuerza laboral de la colonia. Trabajan incansablemente para recolectar alimentos no solo para sí mismos, sino también para los saltamontes, quienes representan la burguesía en esta analogía. Los saltamontes, liderados por Hopper, no trabajan pero sí ejercen control sobre las hormigas y se benefician de su trabajo. Esta dinámica de explotación refleja la relación entre la burguesía y el proletariado en la teoría marxista.

Sin embargo, cuando la hormiga obrera Flik accidentalmente arruina la pila de comida recolectada por la colonia, los saltamontes exigen que las hormigas dupliquen la producción de comida antes del final del verano, o de lo contrario se verán obligadas a entregar toda la colonia a los opresores. Ante la imposibilidad de cumplir con esta demanda, Flik idea un plan para reclutar a un grupo de insectos guerreros y enfrentar a los saltamontes en una batalla decisiva.

En esta trama se puede observar una lucha de clases simbólica, en la que las hormigas (clase trabajadora) se rebelan contra las saltamontes (clase dominante) y buscan liberarse de su opresión. Además, se puede ver cómo Flik lidera esta lucha de clases al movilizar a los insectos marginados y menospreciados de la sociedad insectil para derrotar a los saltamontes y lograr la victoria.

La alienación laboral y la división del trabajo

La alienación laboral es un concepto central en la teoría marxista que describe cómo los trabajadores se ven separados y desposeídos de su trabajo, los productos de su labor y su propia humanidad en el sistema capitalista. Karl Marx identificó cuatro aspectos principales de la alienación laboral que ocurren en el capitalismo:

Alienación del producto del trabajo: En el sistema capitalista, los trabajadores producen bienes y servicios que no les pertenecen, sino que son propiedad del capitalista o empleador. Como resultado, los trabajadores no tienen control sobre los productos de su labor y están alienados de los frutos de su trabajo.Alienación del proceso de trabajo: En el capitalismo, el proceso de trabajo está bajo el control del empleador, quien decide qué se produce, cómo se produce y en qué condiciones. Los trabajadores no tienen control sobre su trabajo y se convierten en meros instrumentos en manos del empleador. Esta falta de control y autonomía sobre el proceso de trabajo lleva a la alienación de los trabajadores.Alienación del ser humano de su especie (o alienación de la naturaleza humana): Marx sostuvo que el trabajo es una actividad intrínsecamente humana que permite a las personas expresar y desarrollar sus habilidades y potencialidades. Sin embargo, en el sistema capitalista, el trabajo se convierte en una actividad alienante y deshumanizante, ya que los trabajadores son tratados como meros instrumentos de producción y no pueden desarrollarse plenamente como seres humanos.Alienación del trabajador de otros trabajadores: La competencia entre los trabajadores por empleo y recursos en el sistema capitalista lleva a la alienación de unos de otros. En lugar de cooperar y apoyarse mutuamente, los trabajadores se ven como competidores y rivales, lo que impide la solidaridad y la unidad de clase necesarias para enfrentar la explotación.

La alienación laboral es una consecuencia fundamental del sistema capitalista, que se basa en la explotación del trabajo y la apropiación del excedente por parte de la burguesía. Para Marx, superar la alienación laboral y lograr la emancipación de los trabajadores requeriría una transformación social y económica que pusiera fin al sistema capitalista y estableciera una sociedad socialista o comunista en la que los trabajadores controlaran colectivamente los medios de producción y se beneficiaran equitativamente del producto de su trabajo.

La colonia de hormigas trabaja incansablemente para recolectar comida no solo para su propio sustento, sino también para satisfacer las demandas de los saltamontes opresores.

Alienación del producto del trabajo: En Bichos, las hormigas trabajan duro para recolectar alimentos, pero una gran parte de lo que recolectan es entregado a los saltamontes como tributo. Esto les impide disfrutar plenamente de los frutos de su labor, y en cierto modo, están alienadas de su propio trabajo.Alienación del proceso de trabajo: Las hormigas en Bichos no tienen control sobre el proceso de trabajo y su enfoque en la recolección de alimentos. Siguen las órdenes de la reina y del consejo, quienes a su vez están sometidos al miedo y la presión ejercida por los saltamontes. Esto lleva a las hormigas a seguir trabajando arduamente sin cuestionar el sistema, lo que les impide explorar formas más eficientes o creativas de recolectar alimentos o enfrentarse a los saltamontes.Alienación del ser humano de su especie (o alienación de la naturaleza humana): Aunque las hormigas no son seres humanos, podemos extrapolar este concepto al contexto de Bichos. Las hormigas, como seres sociales y cooperativos por naturaleza, están alienadas de su verdadero potencial al someterse a la opresión de los saltamontes. En lugar de prosperar y desarrollarse como comunidad, las hormigas viven en un estado de miedo constante y subsistencia.Alienación del trabajador de otros trabajadores: En Bichos, las hormigas inicialmente se muestran desconfiadas y temerosas de desafiar el statu quo y enfrentarse a los saltamontes. Esta desconfianza y miedo les impide unirse y luchar colectivamente contra la opresión. Sin embargo, a lo largo de la película, las hormigas comienzan a superar esta alienación y a trabajar juntas para enfrentar a los saltamontes.

El papel de la ideología y la falsa conciencia

La ideología es un concepto clave en el marxismo y se refiere al conjunto de ideas, creencias y valores que sustentan y justifican un sistema social, político y económico particular. En el contexto del marxismo, la ideología es vista como un instrumento de la clase dominante (la burguesía) para perpetuar y legitimar su dominio sobre la clase trabajadora (el proletariado).

Por su parte, la falsa conciencia es un concepto importante en la teoría marxista que describe la situación en la que los trabajadores (proletariado) no reconocen o entienden sus verdaderos intereses y la naturaleza de su explotación bajo el sistema capitalista. En lugar de darse cuenta de que son explotados por la burguesía y de que tienen intereses comunes con otros trabajadores, los proletarios pueden adoptar ideas y creencias que refuercen y perpetúen su propia opresión.

La falsa conciencia surge, en parte, debido al papel de la ideología en la sociedad capitalista. La burguesía controla y domina las instituciones culturales, educativas y mediáticas, lo que le permite difundir y mantener una ideología que sirva a sus intereses. Esta ideología presenta a la explotación y la desigualdad como “naturales” o “inevitables” y, en última instancia, justifica el sistema capitalista y la dominación de la burguesía.

Los trabajadores que internalizan esta ideología pueden desarrollar una falsa conciencia, lo que les impide reconocer su propia explotación y luchar contra ella. Algunos ejemplos de falsa conciencia incluyen la creencia de que el éxito económico es el resultado del trabajo duro y la habilidad individual, o que la pobreza y la desigualdad son el resultado de la pereza o la falta de habilidad. Estas creencias perpetúan la ilusión de que el capitalismo es un sistema justo y meritocrático, cuando en realidad está basado en la explotación y la desigualdad.

Al comienzo de la película, las hormigas creen que su deber es recolectar comida para los saltamontes y que deben cumplir con esta tarea para mantenerse a salvo y proteger su colonia. Esta creencia se basa en el miedo y la intimidación que los saltamontes han impuesto a lo largo de los años. La falsa conciencia en este caso se refleja en la aceptación de las hormigas de esta dinámica opresiva y su incapacidad para reconocer su propia explotación.

La falsa conciencia también se puede ver en cómo algunas hormigas, como la princesa Atta, inicialmente dudan en apoyar a Flik y sus planes para enfrentarse a los saltamontes. A lo largo de la película, sin embargo, Flik y sus amigos insectos ayudan a las hormigas a darse cuenta de que no tienen que someterse a la opresión de los saltamontes y que pueden luchar juntos para liberarse de su dominio.

En última instancia, las hormigas superan su falsa conciencia al unirse y enfrentarse a los saltamontes, demostrando su fuerza y solidaridad como comunidad. A través de esta lucha, las hormigas llegan a comprender que no están obligadas a servir a los saltamontes y que tienen el poder de cambiar su situación.

El papel de la revolución y el cambio social

El cambio social es un concepto fundamental en la teoría marxista, que se refiere a la transformación de la estructura socioeconómica de una sociedad de una forma fundamental. Según Marx, el cambio social es impulsado por la lucha de clases entre la clase trabajadora y la clase capitalista que detenta los medios de producción.

En la teoría marxista, el cambio social se produce a través de una serie de etapas históricas, cada una de las cuales representa una forma diferente de organización socioeconómica. Marx identificó cinco etapas históricas principales: la sociedad primitiva, la esclavitud, el feudalismo, el capitalismo y el socialismo. Cada una de estas etapas está marcada por un modo de producción diferente, en el cual las relaciones de producción entre las clases sociales dominantes y las dominadas son distintas.

Según Marx, el cambio social se produce cuando la contradicción entre las fuerzas productivas (las capacidades de producción de una sociedad) y las relaciones de producción (las relaciones de poder entre las clases sociales) se vuelve insostenible. En otras palabras, cuando las fuerzas productivas se desarrollan hasta el punto en que las relaciones de producción se convierten en un obstáculo para el desarrollo económico, entonces se produce una revolución social que transforma las relaciones de poder y da lugar a una nueva etapa histórica.

La película presenta una serie de personajes secundarios, los “bichos del circo”, que simbolizan la

Al principio de la película, las hormigas están atrapadas en un ciclo de sumisión y explotación, recolectando comida para los saltamontes bajo la amenaza de violencia y destrucción. Flik, sin embargo, desafía esta dinámica al buscar ayuda externa en forma de insectos guerreros para enfrentarse a los saltamontes y proteger a su colonia. Aunque sus planes iniciales no salen como esperaba, Flik y sus amigos insectos eventualmente inspiran a las hormigas a unirse y luchar juntas en contra de los saltamontes opresores.

La revolución y el cambio social en Bichos se pueden ver en cómo las hormigas trabajan colectivamente para enfrentar a los saltamontes y reclamar su independencia. A medida que las hormigas se unen y se organizan, superan su miedo y su falsa conciencia y comienzan a reconocer su propio poder y potencial. Esta transformación culmina en una confrontación final en la que las hormigas se enfrentan a los saltamontes y logran liberarse de su opresión.

El cambio social en Bichos también se refleja en la evolución de las actitudes y creencias de las hormigas en sí mismas y en su comunidad. A lo largo de la película, las hormigas aprenden a valorar su propio trabajo y a reconocer su fuerza y solidaridad como colectivo. Además, Flik, como líder no convencional y visionario, también ayuda a cambiar la mentalidad de las hormigas al demostrar que las ideas nuevas y creativas pueden ser valiosas para el bienestar de la colonia.

La utopía y la transformación de la sociedad

Tras la derrota de los saltamontes, las hormigas experimentan una transformación en su sociedad. Ya no están gobernadas por el miedo y la opresión, y pueden disfrutar de los frutos de su trabajo. Esta transformación puede ser vista como una utopía, en la que la colonia de hormigas se convierte en una sociedad más justa y equitativa.

Si bien Bichos no ofrece una visión explícita del socialismo o del comunismo como solución a la opresión, la película sí sugiere la importancia de la solidaridad, la cooperación y la lucha colectiva como medios para lograr el cambio social y la liberación del proletariado.

Conclusión

Aunque Bichos es una película animada para niños, ofrece una narrativa que puede ser analizada a través del lente del marxismo. La lucha de clases, la alienación laboral, la ideología y la falsa conciencia, la revolución y el cambio social, y la utopía son conceptos que se pueden identificar y analizar en el contexto de la película. Al examinar Bichos desde esta perspectiva, se revela una narrativa que aborda temas de explotación, opresión y resistencia, y que, en última instancia, celebra la solidaridad y la lucha colectiva como medios para lograr la liberación y la transformación social.

DEJA UNA RESPUESTA