Para la mujer de Ángel Hernández los cuidados paliativos que ahora defiende el PP a capa y espada no fueron suficientes. María José era la imagen de la necesidad de decidir libremente si continuar sufriendo o acabar con el dolor de una forma digna.

Ángel la ayudó a morir hace menos de un año, en abril de 2019 y por eso ahora no entiende la posición de la derecha contra la ley de la Eutanasia. «Si no quieren acogerse a esta ley no se tienen por qué, porque no obliga, pero que nos dejen a los demás que la necesitamos que la podamos tener ahí», ha indicado. Su emoción al ver en el Congreso la ley por la que tanto sufrió su mujer es evidente.

Después de que el Congreso haya admitido a trámite la proposición de ley de la eutanasia, Ángel Hernández visitó el programa de El Intermedio, en La Sexta, para contar cómo se siente.

Hernández afirmó que Pablo Echenique le ha conmovido durante su intervención en el debate «por su situación y el cariño con el que lo ha hecho»: «Me ha recordado, porque ha dicho una frase que creo que dije yo en algún momento».

Sobre lo que más le ha dolido de las palabras que ha escuchado en el hemiciclo, lo tiene claro: las declaraciones de los partidos de la derecha. «Lo que ha hecho la derecha es terrible, no ha hecho más que mentir, no tenían argumentos, solo decían mentiras, mentiras y mentiras», destaca Hernández.

Hernández defiende que la ley de la eutanasia «es un derecho libre si lo quieres coger y lo necesitas» y que para conseguir aplicar dicha ley «tienes que reunir una serie de condicionantes»: «Tienes que tener un problema muy especial para que los médicos acepten ayudarte a morir, por eso, estará regulado».