Un nuevo vídeo indigna a la sociedad en Estados Unidos. Oficiales de policía en Kenosha, Wisconsin, han disparado hasta en siete ocasiones a Jacob Blake, un hombre negro que intentaba entrar en un coche, según muestran las imágenes grabadas con un teléfono móvil. La víctima se encuentra en estado grave en el hospital.

El tiroteo ocurrió después de las cinco de la tarde, cuando los agentes respondieron a un incidente doméstico. Según varios testigos, Blake estaba tratando de calmar una pelea y lo primero que hicieron los agentes fue aplicar una pistola eléctrica al propio Blake, según detalla The Washington Post.

El incidente se complicó cuando, tal y como muestra el vídeo, Blake trata de abandonar la casa y se dirige a una camioneta gris aparcada. El Policía apunta a Blake con la pistola por la espalda y cuando el hombre negro se mete al coche, el agente comienza a disparar y lo hace hasta en siete ocasiones. 

«Aunque no tenemos todos los detalles, sabemos con certeza que no es el primer hombre negro en ser tiroteado, herido o asesinado, sin piedad a manos de individuos de las fuerzas del orden público en nuestro estado o en nuestro país», dijo el gobernador de Wisconsin, en un comunicado. 

«Apoyamos a todos aquellos que han exigido y siguen exigiendo justicia, equidad y responsabilidad por la vida de los negros en nuestro país», añade.

La situación tomó tintes más dramáticos cuando Ben Crump, un abogado de derechos civiles, confirmó que los tres hijos de Blake se encontraban dentro del automóvil justo en el momento del ataque. 

Con la llegada de la noche numerosos vecinos se han echado a las calles para rechazar la actuación policial, que ha acabado con el hombre ingresado en estado grave en un hospital.