Las fuerzas de seguridad han reprimido una manifestación convocada por las organizaciones agrarias UPA-UCE, Asaja y COAG en Don Benito (Badajoz). Las cargas policiales ocurrieron a las puertas de la Institución Ferial de Extremadura (Feval), donde el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha ido a visitar la feria Agroexpo.

Los agricultores y ganaderos reclaman precios justos en el campo, han dirigido la protesta hacia las puertas de Agroexpo antes de que llegaran Planas y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

Planas ha asegurado que comprende «perfectamente» la preocupación de agricultores y ganaderos, a quienes ha recordado que «ni la administración autonómica ni la nacional pueden fijar ningún precio». También ha señalado que las diferentes administraciones «pueden hacer conjuntamente una serie de medidas» para aminorar la «volatilidad» que afecta al sector. Eso sí, todo desde el interior de la feria.

Planas se ha referido a las escenas de tensión entre manifestantes y policías. «Todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente, y nosotros respetamos ese derecho a la expresión», ha señalado Planas, aunque ha añadido que ese derecho «no debe conllevar ninguna actitud ni violenta ni coactiva frente a nadie».

Esta manifestación se enmarca en las protestas que el sector primario está llevando a cabo en toda España esta semana. Los agricultores y ganaderos se quejan de los bajos precios de los productos en origen, por lo que exigen que se fijen unos precios mínimos, y reclaman mayor contundencia en la política arancelaria, a la vista de las penalizaciones que EE UU ha impuesto al campo europeo por las tensiones comerciales entre ambos bloques.