Al exhumar al dictador Francisco Franco, el Gobierno ha dado un primer paso para quitar la capa fascista del Valle de los Caídos. Sin embargo, aún queda trabajo por hacer. El dictador ha estado enterrado al lado de uno de los grandes símbolos del franquismo, el fundador de Falange Española: José Antonio Primo de Rivera.

La tumba de este dirigente ultraderechista ha sido otro de los puntos de peregrinación para los ultras, por lo que, lo lógico, sería retirar también sus restos del mausoleo fascista como se retiraron los del dictador finado.

Lamentablemente, al no tener apenas réditos electoralistas y viendo que la exhumación de Franco les ha sentado más mal que bien en la intención de voto, esta posibilidad tiene poco recorrido para el gobierno del PSOE, que asegura que Primo de Rivera puede permanecer en el Valle de los Caídos porque «es una víctima», no un agresor ni un símbolo dentro del franquismo.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, lo ha expresado así, sin matices, en una entrevista esta mañana en ‘Los Desayunos’ de TVE: «José Antonio Primo de Rivera es una víctima. La principal cuestión en relación con el Valle de los Caídos era la presencia del dictador en una tumba que propiciaba el enaltecimiento. José Antonio es víctima. Y podrá estar en este lugar de alguna manera discreta porque forma parte de las más de 30.000 víctimas, de los dos bandos, que hay allí».

Lógicamente, estas palabras han provocado la furia y desatado un mar de opiniones en redes sociales, sorprendidos e incrédulos por la victimización que la vicepresidenta española hace de un dirigente fascista.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario