El Gobierno andaluz recomendó este martes limitar las reuniones familiares a seis personas salvo que se trate de convivientes con el objetivo de intentar frenar los contagios de coronavirus. Esto, que no es muy complicado de entender, ha supuesto un difícil trabajo para el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, la explicó ante la prensa de manera más enrevesada posible.

«Vamos a instar a que en el ámbito familiar, de forma obligatoria, se mantengan las mismas…eh…eh…máximo de personas dentro de lo que es el ámbito familiar, siempre que no sean convivientes, siempre que no sean de la misma unidad familiar, si es de la misma unidad familiar sí», ‘informó’ el consejero de Salud.

«Lo que estamos intentando evitar es el que se acumulen personas de diferentes unidades familiares dentro de el propio ámbito familiar. De ahí que vamos a poner una restricción, que la propondremos, que será 6 personas fuera de lo que es el ámbito familiar dentro de lo que es la propia… la propia… actividad familiar, incluido también, por supuesto, baremo social», finalizó la exposición.

El momento ha sido muy criticado en redes sociales, donde llegaron a tachar al consejero de «un Mariano Ozores en potencia».