La olla a presión que se había acumulado por las últimas décadas en Chile ha reventado de forma imparable. El alza en el pasaje del transporte público, junto a las declaraciones de distintas figuras pertenecientes al gobierno de Sebastián Piñera, que han insultado la inteligencia de la gente que se rompe el lomo trabajando, desataron la furia de un país entumecido de miedo y sumisión, como una pequeña gota de agua que rebalsa un vaso de injusticias soportadas largamente.

Las protestas contra el alza de las tarifas del metro profundizaron el descontento del pueblo chileno, que también protesta por la ineficacia del sistema de pensiones, la educación, las tarifas de la luz, el gas, el precio de la gasolina y el coste de la salud.

Frente a esto, el Gobierno ha respondido desatando la violencia policial y la represión. El Ejército anunció el sábado el “toque de queda total” en Santiago, a pesar de que poco antes Piñera compareció en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, para informar de la suspensión del aumento de los precios del suburbano.

En medio de agresiones policiales ha salido a la luz un vídeo en el que se ve a tres carabineros pertrechados como antidisturbios en una actitud sospechosa. Reunidos en círculo, en redes sociales se indica que están esnifando cocaína antes de entrar en acción. Si es así, se trata de algo inaceptable e inasumible para un cuerpo de seguridad. Deben tomarse medidas para investigar esta actuación.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario