El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha elogiado este miércoles al mandatario de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, por la zona segura que está impulsando en el norte de Siria, aunque en realidad esté realizando un genocidio sobre el pueblo kurdo mientras el mundo calla.

Los dos mandatarios se han reunido a puerta cerrada durante una media hora, según informa la agencia oficial de noticias turca Anatolia. Tras ello, Trump ha dicho que en la reunión han hablado «de todo». «Hemos discutido sobre Siria. Hemos discutido sobre los kurdos. La frontera y la zona segura están funcionando muy bien y le doy mucho reconocimiento a Turquía por eso», ha señalado.

Asimismo, Trump ha respondido a preguntas de los periodistas sobre la retirada de sus tropas del territorio de Siria que estaban allí sin permiso de la ONU ni de las autoridades sirias, momento que aprovechó Erdogan para atacar a los kurdos, antiguos aliados de EEUU en la guerra de Siria.

Al ser preguntado por si EEUU había abandonado a los kurdos, el presidente de los EE.UU. ha asegurado que siguen trabajando con los kurdos y luego ha dicho algo que nunca un presidente anterior, ni Obama o Bush, habían dicho de forma tan expresa: “nos hemos quedado con el petróleo”.

“Nos hemos quedado con el petróleo. Me he quedado con el petróleo. Lo deberíamos haber hecho esto en otros sitios, francamente, donde estuvimos, puedo decirle cuatro de ellos ahora mismo, pero nos hemos quedado con el petróleo. Nuestros excelentes soldados están justo alrededor del petróleo donde tenemos el petróleo.”