Borrador automático

Ya ha pasado la fecha límite para limitar el calentamiento planetario a 1,5ºC recogido en el Acuerdo de París. En este escenario, a menos que se elimine el dióxido de carbono de la atmósfera, ya no es posible alcanzar el objetivo de 1,5°C en 2100 con una probabilidad del 67%.

El trato que estamos dando al planeta de puede ver de forma simple. Un ejemplo es la conocida como isla del fuego de y hielo de Islandia, que tiene 400 glaciares que han perdido en poco más de 20 años un 7% de su volumen. Pero esta es la primera vez que tiene que decir un triste y premonitorio adiós a uno.

El glaciar OK ha estado custodiado desde el espacio durante más de 40 años por el satélite Landstat. Año a año ha sido testigo de su declive. En 1973 el hielo cubría 5 kilómetros metros cuadrados, en el 87, dos menos y 46 años después, es tan poco el hilo que queda, que ya no puede considerarse un glaciar.

Científicos y geólogos alertan, no es el único que perderá el país, en los próximos 200 años, todos sus glaciares seguirán su camino. Lo mismo ocurre a nivel global, el tiempo juega en nuestra contra: las emisiones de carbono continúan sin control, la temperatura global sigue aumentando, y los niveles del mar suben cada año.

Este domingo, el glaciar OK, será despedido y recordado con una placa que reposará en lo que un día fue su cima, más como el comienzo de un futuro nefasto que como un recuerdo. Como dice en su inscripción: «Sabemos lo que está pasando y lo que hay que hacer, sólo en el futuro sabremos si lo hicimos«.

Deja un comentario