María Ramírez Sánchez es enfermera y forma parte de los miles de sanitarios que durante los últimos meses han luchado al límite y con pocos medios contra la pandemia de COVID-19.

Ahora, ante los cientos de personas que se manifiestan contra la necesidad de las mascarillas y ponen en duda la existencia del virus, colgó este martes un vídeo entre lágrimas, que se hizo viral, porque no puede más. Está cansada, como el resto de sus compañeros.

A las puertas de su centro de salud antes de comenzar su jornada, María ha empleado unos minutos para grabar un vídeo en el que lamenta que algunos de los españoles que combatieron en su momento contra el coronavirus unidos haya optado ahora por «luchar» contra los sanitarios.

“Lean toda la información que quieran, de todas las fuentes que quieran. Yo nunca voy a decirle a nadie ‘esto no lo leas’. Léelo todo, pero quédate, por favor, con las páginas oficiales y con las fuentes oficiales, donde está la ciencia y la evidencia que nos van a decir la auténtica realidad que estamos viviendo ahora mismo”, suplica.

«Lo que están haciendo es luchar contra nosotros, que no tenemos culpa de esta situación y que estamos intentando con todas nuestras fuerzas resolverla lo antes posible. Están diciendo barbaridades, como que este virus no existe, cuando hemos visto morir tanta gente por culpa de él», se disgusta. 

Emocionada, reconoce que no puede más y que ahora deben enfrentarse a los negacionistas del virus. «Estamos agotados física y mentalmente para aguantar estas cosas», recalca.

Sin embargo, no se rinde y asegura que seguirá atendiendo a todos sus pacientes. «Porque, sigáis o no sigáis las recomendaciones higiénicas y sanitarias, si venís a mi centro de salud, yo os cuidaré igual, quizá me falte la sonrisa en los ojos, pero os cuidaré igual», promete.