Pepe Mújica, quien fue presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, destila experiencia en todo lo que dice gracias a sus 84 años de vida, la inmensa mayoría de ellos en una lucha constante por la defensa de los derechos de los más desfavorecidos.

En una rueda de prensa celebrada en México, el político ha hecho gala de la veteranía y la destreza al lidiar con los medios que solo se consigue con los años. La periodista Ana Portella, del diario financiero Bloomberg, comparó a Mujica con el presidente de México López Obrador. «En México se están viendo algunas dificultades a la hora de entender como el presidente para llevar a cabo estas grandes ideas de «abrazos y no balazos» y economías morales. ¿Qué consejo le daría usted?».

Vídeo Recomendado:

Portella aprovechó también para incluir una interesada pregunta a Mujica: «¿Usted considera que López Obrador es de izquierdas? Porque hay elementos que nos confunden, como su posición en el tema del aborto o el hecho de que no quiera subir impuestos».

El ex presidente de Uruguay, tras un momento de reflexión, le contestó. «La verdad es que te entendí más o menos». «Yo no quiero hablar de López Obrador, tengo que respetar la casa en la que estoy. Tengo que desearle suerte y comprensión al pueblo mexicano, que vaya que tiene problemas».

«Yo sé de la tragedia del pueblo mexicano. Sé de las deudas sociales, del desamparo en el que han vivido mucho tiempo, de los sueños frustrados de una revolución hermosa que los sacudió hasta los cimientos», señaló.

«Luchen muchachos. A nuestra vida le podemos dar un rumbo. Si ustedes no le dan un rumbo deliberado, no se preocupen, el mercado se lo va a dar y se van la vida pagando cuotas y soñando que progresan comprando nuevas cosas hasta que sean unos viejos inútiles», indicó Mujica, quien prosiguió: «La otra alternativa es que parte de su vida la gasten al servicio de un poco de utopía si quieren. De intentar construir una sociedad mejor, un país mejor, para los que van a venir después de ustedes».

El político continuó: «Esa es una decisión consciente que en alguna etapa de la vida hay que tomar. Y que si tú no la tomas conscientemente, la realidad te va a arrastrar y vas a creer que progresar significa cambiar la moto por un auto y cambiar el auto por un Audi.»

«Probablemente, cuando seas viejo o vieja, y los dolores de los huesos te paralicen, una tarde te mirarás a un espejo y te harás la pregunta: ¿habré traicionado al niño que llevaba dentro?», indicó Mujica. «Pero ya será tarde», sentenció.