La bandera roja simboliza la sangre derramada injustamente y sirven como llamada a la venganza de la persona asesinada.

Los iraníes levantaron las ‘banderas de la venganza’, prometiendo tomar represalias después de que EEUU abatiera al general Qassem Soleimani en un operativo aéreo en Bagdad. La televisión estatal iraní transmitió cómo izó sobre los minaretes de la venerada mezquita de Jamkaran en la ciudad santa de Qom.  Es la primera vez en la historia de la mezquita de Qom -un lugar sagrado desde la Edad Media- que se ha izado la bandera roja sobre el edificio.

Cuando se izó la bandera, los oradores de la mezquita dijeron: “Oh Allah, acelera la reaparición de tu custodio”, en referencia a la reaparición del Mahdi en los últimos tiempos. El Mahdi, según los iraníes, es una figura divina que aparecerá para traer el Día del Juicio Final y librar al mundo del mal.

En el Islam chiíta, las banderas rojas, que también se han izado en las manifestaciones de Teherán, simbolizan la sangre derramada injustamente y sirven como llamada a la venganza de la persona asesinada.

Tras el operativo, las autoridades iraníes, entre ellas su líder supremo, Ali Khamenei, clamaron venganza, como también prometió el presidente de Irán a la familia del influyente general fallecido.

Según Rohani, el ataque perpetrado ayer en Bagdad por EEUU “permanecerá en la historia de sus mayores crímenes inolvidables contra la nación de Irán”. El presidente destacó que Soleimani “no era solo un comandante de guerra y un importante planificador de operaciones, sino que también era un político y un estratega excepcional y talentoso”.

Rohani aseguró que “los jóvenes iraníes siguen y aman el camino” trazado por el comandante de la Fuerza Quds y que en Irán “se crearán si dios quiere decenas de generales Soleimaní”. “Sin duda, si EEUU era odiado antes, hoy es mucho más odiado tanto entre la gente de Irán como la de Irak”, agregó aludiendo a que también en el país vecino el general era muy influyente.