El miércoles de la semana pasada una red de cuentas afines a la extrema derecha política difundían el bulo de que Irene Montero defendía la pederastia, a través de un corte de una intervención parlamentaria de la ministra.

El bulo comenzó a tomar trascendencia con la difusión de este por parte de Javier Negre, una de las bazas de generación de odio por parte de los más extremistas de la derecha.

No obstante, en aquella intervención Irene Montero estaba hablando de la ley de Derechos Sexuales y Reproductivos en cuanto a los jóvenes de 16 y 17 años. La extrema derecha ha vuelto a agitar el bulo sobre unas falsas palabras de la ministra de Igualdad para acusarla de aceptar la pederastia.

A pesar de ya haberse apaciguado los ánimos este miércoles Vox agitaba de nuevo el bulo que introducía en la sesión de control del Gobierno.

«Vergüenza»

Irene Montero ha decidido no morderse la lengua y ha respondido a Inés Cañizares, quien sacaba el tema a la palestra. La ministra de Igualdad ha expresado sentir “vergüenza” ante esta praxis, que va contra su figura y «contra la educación sexual a los niños y adolescentes».

«Tanto en esta Cámara [Congreso] como en la sociedad, somos más quienes queremos educación sexual. Ustedes, los que blanquean la violencia machista y la niegan, los que cuestionan las políticas públicas para frenar estas violencias, los que cuestionan a las víctimas, votan en contra de la ley de infancia, de la ley del solo sí es sí y de investigar las agresiones sexuales en el seno de la iglesia, son la minoría», ha sentenciaba.

Seguía mostrando su contrariedad y enfado reprochando que Vox use el Congreso «como altavoz de su machismo»: «¡Hasta cuándo vamos a tolerar estas campañas de violencia política!». Por ello, ha acabado su intervención con un alegato claro y conciso: «Como feministas y demócratas, les tenemos que parar los pies y que aprobemos la ley del aborto porque a estos fascistas se les para con derechos», ha terminaba.

DEJA UNA RESPUESTA