Negre y sus polémicas no descansan. Cualquier motivo es bueno para reafirmar los postulados de Vox y no perder presencia mediática. No importa que a quien ataque sea parte de un colectivo desfavorecido y que solo intenta salir adelante.

“Amigo, ¿tienes permiso para estar aquí o no?” Así, sin medias tintas, comienza la “conversación” entre Javier Negre y un “mantero” al que graba sin que conste que le haya pedido permiso en ningún momento para ser grabado.

La situación transcurre en una playa de Galicia. Ante el vendedor callejero, visiblemente incómodo con el acoso del periodista, Negre continúa preguntándole si lo que vende es una copia y señalando que es ilegal lo que hace.

Después le pregunta si conoce a Vox. El hombre le dice que sí y Negre le pregunta su opinión. El vendedor responde que no le gusta Vox y Negre responde por él: “Porque te cortaría el grifo de la ilegalidad”.