El eterno comunista, Julio Anguita, expuso en su día un argumentario en la televisión pública que hemos querido recuperar en estos tiempos de ideologías pervertidas y fementidos ideales.

«Para mí para ser izquierda simplemente tener dos ideas muy claras: una, los derechos humanos que están en la Constitución Española, derechos humanos de 1948 y pactos de 1966 que los desarrolla, empezando por el pacto del derecho al empleo, a la vivienda, el que la gente tenga vacaciones periódicas pagadas», expuso Anguita.

«El segundo, qué política hay que aplicar para que eso se consiga. Ya está, no aspiro a nada más que a eso», sentenció.

Una maravillosa lección de pragmatismo y coherencia ideológica. Imprescindible.

3 Comentarios

  1. D. Julio Anguita ; nuestro » Pepe Mújica » , o el » mirlo blanco » de todo este enjuague de pseudo democracia española , al que nunca le dimos ni una pequeña posibilidad u oportunidad de demostrarnos su enorme valía y compromiso con esta puñetera y jodida España (y me pongo el primero en esa fila de la ignorancia ) aunque su honestidad y decencia quedaron absolutamente y sobradamente demostradas .
    Salud .

  2. Con todos mis respetos por el añorado Califa Rojo de Cordoba, estando muy de acuerdo en muchas de sus premisas, análisis y pensamiento; no puedo olvidar el ejemplarizante libro SER DE IZQUIERDAS de Eduardo Haro-Tecglen:

    «Con la garra que le caracteriza, el autor hace un recorrido histórico desde los comienzos del concepto de izquierdas hasta la actualidad más rabiosa donde la palabra y su significado se desdibujan. ¿Tenemos todavía un espacio para la solidaridad y la mejora del mundo que hemos recibido? ¿Quiénes son hoy los izquierdistas? Haro-Tecglen no rehúye la autocrítica; desde su confesión de ‘rojo’ analiza ‘el drama de la izquierda española’, ‘la astucia de la transición’, la idealización del pasado y concluye que ‘no se pueden seguir traicionando los principios, o la traición, cualquier día, se vendrá encima de nosotros».

DEJA UNA RESPUESTA