La reforma de las pensiones en Francia han vuelto a conseguir escenas de enfrentamientos y cargas policiales. En esta ocasión la policía ha reprimido al sector de los bomberos en París para protestar por la falta de medios, quienes a parte de las pensiones reclaman el aumento de salarios.

Los representantes del sector tenían cita para negociar, en paralelo a la movilización, en el Ministerio del Interior, después de otra entrevista infructuosa el pasado día 17. Una de las principales reivindicaciones es la llamada «prima de fuego» que supone un 19 % del salario y que quieren que aumente hasta el 28 %.

También pretenden que se les confiera un estatuto de oficio de riesgo con el que poderse jubilar de forma anticipada. En Francia hay unos 248.000 bomberos, de los cuales 40.500 son profesionales, 195.000 voluntarios y 12.500 tienen un estatuto militar particular, los de París y Marsella, las dos mayores ciudades del país.

Cargas contra bomberos uniformados

Los agentes utilizaron gases lacrimógenos y cargaron con sus porras contra un grupo de bomberos que iban a su vez cubiertos con sus cascos y con sus trajes ignífugos.

La Prefectura de Policía aseguró en su cuenta de Twitter que entre 200 y 300 bomberos habían salido del recorrido autorizado en la avenida de Parmentier y se quejó también de que no habían cumplido con sus compromisos al acudir a la marcha con sus cascos y con sus trajes de trabajo. Esto fue la excusa para cargar contra ellos.

Una de las imágenes que marcaron el día fue la de varios de los bomberos que se prendieron fuego por la espalda antes de que algunos de sus compañeros apagaran las llamas con extintores.