El primer ministro francés sigue ignorando la voz del pueblo y ha dejado claro en la Asamblea Nacional su voluntad de seguir adelante con la reforma de las pensiones.

La lucha por unas pensiones dignas continúa en Francia. El número de manifestantes que han salido este martes a la calle ha sido el mayor de las tres jornadas de movilizaciones con motivo de las huelga contra la reforma de las pensiones: 1,8 millones de personas han salido a la calle.

Esta cifra supera las registradas el primer día de manifestaciones, el pasado día 5, cuando salieron a la calle 1,5 millones de personas y el día 10, cuando esas cifras se redujeron a 800.000. Según un sondeo del instituto demoscópico Harris Interactive publicado ayer por la emisora RTL, el 62 % de los franceses respaldan la huelga.

Entre los sectores más movilizados se encuentran el de los funcionarios, abogados, magistradas o el sector educativo, uno de los más activos a lo largo de la huelga con un 24,16% de los docentes en huelga. La jornada de movilizaciones ha reunido a 350.000 personas en París, según la CGT, con una presencia destacada del sector educativo y del sanitario.

El sector del transporte continúa siendo también uno de los más movilizados. El tráfico ferroviario y aéreo continúa su movilización y ocho líneas de metro continúan cerradas en la ciudad de París. El tráfico ferroviario seguirá afectado el día de hoy: circularán un tercio de los trenes de alta velocidad (TGV) y, entre otros, la cuarta parte de los que habitualmente conectan Francia con España.

El primer ministro francés sigue ignorando la voz del pueblo y ha dejado claro en la Asamblea Nacional su voluntad de seguir adelante. «Queremos reformar el sistema de pensiones para crear un sistema universal. Esto implica la desaparición de los regímenes especiales. Mi determinación y la del Gobierno en este proyecto es total».

Los sindicatos, unidos.

Los cinco sindicatos de los trabajadores franceses han unido su voz en esta manifestación. Hay que remontarse a 2010 para encontrar una unión de los distintos sindicatos de los trabajadores. Sin embargo, existen importantes divergencias entre las organizaciones sindicales.

La CGT reclama la retirada completa del proyecto, y el mayor sindicato de Francia, la CFDT, apuesta por quitar la llamada «edad de equilibrio», a partir de la cual los franceses podrán cobrar su pensión completa, y que en la práctica eleva la jubilación de los 62 a los 64 años.

El secretario general de la CGT, Philippe Martinez, ha manifestado que el desbloqueo de la situación está en manos de las autoridades: «El Gobierno es el que puede decir vale, hemos escuchado a la calle y paramos el proyecto de ley».

Cargas policiales en París

La policía francesa ha cargado en París contra los manifestantes con gases lacrimógenos y bolas de goma, según reporteros de la agencia Reuters que cubrían las protestas.

Una de las imágenes que nos deja la jornada es la de bomberos franceses recibiendo granadas aturdidoras y gas lacrimógeno mientras avanzaban hacia la policía con los brazos en alto en la capital francesa.