El dueño del inmueble señala que no tiene nada que ver con la situación, pero se grabó desde su casa y en el vídeo se escuchan risas complices.

Parece que el respeto a los animales no está por encima de las bromas, incluso si esto significa arrojar a un cerdo desde un helicóptero a una piscina.  Esto es lo que sucedió en la vivienda de Federico Álvarez Castillo, empresario textil e inmobiliario de Argentina.

Según informa el empresario, una persona desconocida lanzó un cerdo, del que se desconoce si estaba muerto o si murió por el impacto, desde un helicóptero directo a la piscina privada de su casa en Punta del Este, Uruguay. No explica por qué hay alguien grabando un vídeo desde la casa justo en el momento de la caída del animal.

El millonario de 60 años envió este miércoles un comunicado a través de su cuenta de Instagram personal y de la de su marca de ropa, Etiqueta Negra, en le que negaba que estuviera relacionado con el suceso:

«Quiero repudiar este hecho de vandalismo del cual fuimos víctimas mi familia y yo. Y aclarar que, en el momento de los hechos, nos encontrábamos dentro de la casa cuando oímos un fuerte ruido en el jardín; al salir vimos este acto aberrante que nos llevó a un gran desconcierto por una broma de muy mal gusto», explicó en un story. «Por ese motivo, repudiamos este tipo de acciones y estamos trabajando para que se esclarezca de inmediato esta situación», añadió.

Sin embargo, el repudio a este acto se contradice con las risas cómplices que se escuchan en el vídeo.