Tras más de 342.000 contagiados y más de 28.000 fallecidos a causa de la COVID-19 y aún hay personas que niegan la existencia del coronavirus. Este domingo en Madrid centenares de personas se han concentrado en la capital para manifestarse en contra del uso obligatorio de la mascarilla, después de que todas las comunidades autónomas exijan en sus territorios su utilización incluso cuando hay distancia de seguridad.

La manifestación también para alinearse en las teorías conspiratorias que rechazan que exista el coronavirus al grito de “queremos ver el virus, “bote, bote, bote, aquí no hay rebrote” o “lo que mata es el 5G”.

La concentración también ha servido para que muchos asistentes aprovechen para lanzar sus consignas políticas y pedir la dimisión del Gobierno y han pedido “libertad de prensa, de expresión y de pensamiento”.

Diferentes periodistas de varios medios fueron increpados durante la manifestación. Un reportero de La Sexta fue salpicado con agua de la fuente que hay en la plaza por varios de los manifestantes. 

Sin embargo, la peor parte se la ha llevado un cámara de TVE, que ha recibido un escupitajo mientras hacía su trabajo en la concentración, poniendo en riesgo su salud.