Tras más de dos meses de movilizaciones contra las políticas del presidente Sebastián Piñera, sectores de la población salieron a las calles en la denominada «Marcha por los ojos de Chile», luego que 352 personas perdieran la visión parcial o totalmente por la represión de la fuerza pública contra las protestas sociales.

Organizaciones defensoras de los derechos de los pueblos convocaron a movilizarse en un recorrido en Santiago de Chile hacia la Plaza Italia de dicha ciudad, renombrada por los manifestantes como «Plaza de la Dignidad».

La marcha tiene como principal objetivo denunciar las violentas represiones por parte de Carabineros (policía militar) que, hasta el pasado 6 de diciembre, provocaron 3.449 heridos, entre ellos 2.767 hombres, 397 mujeres y 254 niños, niñas, y adolescentes, según reportó el  Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Los asistentes a la actividad acudieron con carteles que tenían dibujado un ojo para recordar a las 352 personas que tienen heridas oculares, de las cuales 331 son por lesión o trauma y 21 por estallido o pérdida.

En los carteles también se observa un mensaje que denuncia «los ojos del pueblo acusan al Estado terrorista». Por su parte, el director del INDH, Sergio Micco, aseguró que el ente ha comprobado que en las manifestaciones han ocurrido graves violaciones a los derechos humanos (DD.HH.).

Los proyectiles impactan «con mucha fuerza», posiblemente por la corta distancia a la que son disparados, y generan una «brutal» destrucción: «Muchos pacientes van a necesitar cuatro o cinco operaciones y rehabilitación intensa porque cuando se pierde un ojo hay que reaprender las distancias y la orientación espacial», lamentó la oftalmóloga Rosa Valsec a EFE.