Médicos Internos Residentes (MIR) de Cataluña llevan tres días de huelga para reclamar la mejora de sus condiciones laborales y formativas hartos de la precariedad actual.

A través de un comunicado publicado en su perfil de Twitter, el comité de huelga MIR lamentaba: «Nos encontramos con falta de supervisión y tutorización, guardias de 24 horas ininterrumpidas sin descanso, falta de infraestructuras para descansar, jornadas intensivas de hasta 60-70h semanales, sueldos base mileuristas…»

Los MIR catalanes solicitan más horas de formación dentro de la jornada laboral, jornadas laborales de 35 horas semanales, garantizar el cumplimiento de máximo 48 horas semanales sumando las guardias, asegurar la libranza de guardias y respetar el descanso semanal de 36 horas ininterrumpidas.

Además exigen cobrar íntegramente las horas de guardia realizadas, un aumento del sueldo base según su formación y una retribución económica en caso de baja mediante el prorrateo de los 6 últimos meses trabajados.

Desde el programa Al Rojo Vivo han entrevistado a Irene Ripoll, una de las médicas que actualmente cursa el MIR y que se encuentra en la huelga.

Ripoll ha comenzado diciendo: «Estamos afónicos y de aquí no nos moveremos porque ya estamos muy cansados de que nos exploten. La vida de un MIR es intentar darlo todo, ayudar y realizar nuestro trabajo, pero con la ansiedad y el malestar de que estamos en formación y que no nos tratan como esto. Al final están utilizando nuestros puestos laborales para no contratar a más personas».

Además ha señalado que están pidiendo cosas súper básicas como un aumento de sueldo, más formación y unas condiciones laborales dignas. «No tenernos más de 24 horas trabajando, son nuestros derechos y la salud de la gente».

«Queremos ser mejores especialistas en el futuro y queremos formarnos realmente como es lo que viene en nuestro contrato y la posición que hemos ganado», ha asegurado.

Se habla de que no hay médicos suficientes para cubrir las vacantes pero, según Irene, la situación es bien distinta. Esta médica recuerda que «sí que existen los médicos» pero, como las condiciones laborales con las que los quieren contratar no son dignas, se produce una «fuga de cerebros, de médicas y médicos hacia otros países donde las condiciones son mucho más dignas».

«En la Atención Primaria no podemos estar viendo pacientes cada dos minutos, esto no se puede hacer. Esto no es el tipo de atención que queremos dar a nuestros pacientes», denuncia.

«La gente se va porque estamos cansados, porque no hemos hecho solamente una carrera y durante cuatro años estudiar para que después nos traten de esta forma», ha zanjado.