La polémica Apolonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos, ha vuelto a llamar la atención por sus declaraciones fuera de tono y alejadas de toda realidad. Esta vez ha afirmado en el programa de La Sexta Noche que se han suspendido exámenes para enseñar a los menores «durante una hora cómo se tienen que masturbar».

Castellanos se sumó al mensaje común de la derecha española, algo esperado dada la tendencia política de su asociación, indicando que el veto parental que propone Vox «no es un pin censor, ni un veto, sino un derecho de los padres» y quese recoge el «derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos».

Para Castellanos, un sector de la comunidad educativa «quiere pisotear los derechos de los padres» y, en este sentido, ha aseverado que «se están dando casos de adoctrinamiento, como decir que el hijo de un padre o una madre es ‘rarito'». Y ha insistido: «Si un niño hacen un examen y no dice esto, ¿le suspenden? ¿Les llevan a un campo de reeducación?».

En la mayor polémica que se ha levantado en la noche, la presidenta de Abogados Cristianos ha afirmado tener constancia de que se han suspendido exámenes para enseñar a los menores «durante una hora cómo se tienen que masturbar». En esta línea, ha criticado la existencia de «un doble rasero: la clase de religión es optativa, pero las charlas de adoctrinamiento son obligatorias para todos».

Tertulianos como Jesús Maraña o José Miguel Contreras han tachado de «mentiras» las afirmaciones de Castellanos, y le han pedido que dé los nombres de los centros educativos donde ocurren los hechos que ella denuncia, a lo que la presidenta de Abogados Cristianos se ha negado: «Hay multitud de testimonios en Internet. Es un tema de libertad, si son charlas tan buenas que nos informen a los padres».

También las redes han respondido a la abogada. Uno de los comentarios más destacados ha sido el del senador de Más Madrid Eduardo Rubiño, quién afirmó de forma irónica: «Lo típico, en mi colegio pasaba cada dos por tres»