La renta básica universal (RBU)​ es una forma de sistema de seguridad social​ en la que todos los ciudadanos o residentes de un país reciben regularmente una suma de dinero sin condiciones, ya sea desde un gobierno o alguna otra institución pública, además de cualquier ingreso recibido de otros lugares.

En la era de la digitalización y de los robots, cuando el empleo parece un bien cada vez más escaso, el debate sobre la necesidad de que el Estado asegure las necesidades básicas a todos los ciudadanos empieza a ser una prioridad.

La RBU es una medida que permite la adaptación de la economía a esta nueva realidad definida por la globalización, el progreso tecnológico que a través de la «robotización» y del desarrollo de la Inteligencia Artificial hará que disminuya la necesidad del empleo y la necesidad de conseguir un desarrollo sostenible.

Entre los defensores de la renta básica se encuentran economistas, filósofos, sindicalistas, políticos y algunos empresarios. Precursor de la Renta básica fueron, entre otros, Thomas Paine (autor de Justicia agraria y promotor del dividendo de ciudadanía). Actualmente son defensores de la renta básica, sin perjuicio de diferencias en cuanto a su implementación y respecto de su justificación filosófico-política, Daniel Raventós, Osmo Soininvaara, Jeremy Rifkin, Bruce Ackerman, Florent Marcellesi, Yanis Varoufakis, Philippe Van Parijs, Gabriel Stilman, Juan Carlos Monedero, Ramón Espinar Merino,​ Alejandro Bonet, Ruter Bregman​ y Byung-Chul Han, entre muchos otros.

¿Por qué es necesaria la RBU?

Hay distintos motivos por los que la RBU es necesaria en nuestra sociedad actual. La principal es que mejoraría la situación de las personas con un nivel adquisitivo bajo, igualando las clases.

También se evitaría la desvalorización de nuestra capacidad de trabajo. Nadie se vería obligado a aceptar condiciones deplorables porque no estaría obligado por la necesidad y los trabajos desagradables serían mejor pagados, a la vez que los trabajadores estarían en mejores condiciones para negociar los contratos de trabajo.

El autoempleo sería menos arriesgado y mayores sus posibilidades de aumentar, los autónomos de nuestro país tendrían mayores posibilidades de salir adelante.

Experimentos con la RBU

En países con las finanzas públicas más saneadas y mayor renta per cápita se han llevado a cabo diversos experimentos sobre la aplicación de la Renta Básica Universal. En 2017 Finlandia inició un proyecto de este tipo donde se entregó 560 euros al mes libres de impuestos durante dos años a 2.000 personas desempleadas y elegidas al azar de entre 25 y 58 años.

El gobierno decidió no continuar con el programa en la segunda fase. Los resultados fueron que los beneficiarios del ingreso sufrieron menos estrés, una mejor concentración y menos problemas de salud. Por otra parte, no hubo diferencias a la hora de encontrar trabajo entre los beneficiarios de la renta y los que no la recibían. Los resultados del estudio no estarán listos hasta finales del año 2019 o principios del año 2020.

La aplicación de esta medida significaría repensar el Estado de Bienestar, situar a los ciudadanos en primera línea y como lo más importante del sistema (como debería ser). La sostenibilidad del Estado de Bienestar y la aplicación de ideas como la Renta Universal Básica podría llegar por esa vía tecnológica: incremento de la productividad y pago de impuestos por parte de las máquinas.

Más información: Red Renta Básica

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario