El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado que, a diferencia del líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien aseguró que no podría dormir con un vicepresidente como Pablo Iglesias, él «duerme bien» porque tiene uno, Francisco Igea (Cs), que «sí cree en España».

Ha hecho esta afirmación cuando el portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos) le ha echado en cara el anuncio que hizo Igea la semana pasada de revisar todos los pactos en busca de una «gran coalición» que anulase el acuerdo entre PSOE-UP para el Gobierno de España.

«Lo que no sé», se preguntó el presidente, «es cómo dormirán en su partido tras pactar con el PSOE que ha sufrido el mayor caso de corrupción de toda Europa», dijo en referencia a la sentencia de los ERE de Andalucía.

Pablo Fernández había preguntado a Fernández Mañueco su opinión sobre el «ofrecimiento» de Castilla y León, «de 700 cabezas de ganado, 20 fanegas de centeno o, visto lo visto, vaya usted a saber, de 100 doncellas, que hasta ahí podrían llegar las retrógradas ideas del señor Igea».

Fernández dijo de Igea que había llegado al paroxismo en su «carrera enloquecida por intercambiar sillones», avisando que si sigue dando cancha a Igea «podría llegar a convertir Castilla y León en un remedo de El cuento de la criada».

El portavoz del Grupo Mixto ha definido el acuerdo entre PP y Ciudadanos para gobernar la Comunidad, «más que un matrimonio sin sexo ni amor, es una imposición» comparable a las de los «señores feudales». «Todo con tal de mantener el poder del Partido Popular, cualquier cosa para que no se levanten alfombras después de 32 años, alfombras que destilan un insoportable hedor a corrupción».

Según Pablo Fernández, esa es la razón por la que  Mañueco se «traga el sapo de Igea» aunque este proponga «vender» Castilla y León. «Lo único que les importa es el poder» para poder «seguir perpetrando trapacerías como el nombramiento a dedo de Cosidó o Maroto» y ha definido el tándem Mañueco-Igea como los «Epi y Blas de la Meseta» o los pícaros «Rinconete y Cortadillo del siglo XXI».

El miembro de Podemos ha retado al presidente a que le conteste a una batería de preguntas sobre sanidad, despoblación, educación, o privatización de servicios sociales evitando términos «manidos» como «bolcheviques, peligrosos rojos, Andalucía, Venezuela o apocalipsis» y a que «no eche espumarajos por la boca cuando hable del futuro gobierno de España».

Sin embargo, Fernández Mañueco no ha dicho una palabra más sobre Castilla y León y la situación del pacto PP-Ciudadanos en la Comunidad, tal y como le pedía Fernández, sino que ha empezado a citar frases de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias antes del preacuerdo con Unidas Podemos.

 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario