Este sábado se llevó a cabo en Madrid una movilización en la que participaron un centenar de fascistas para homenajear a Primo de Rivera.

Esta se ha producido, aunque desde octubre de 2022, la Ley de Memoria prohíba este tipo de concentraciones para homenajear al fascismo.

Durante el transcurso de esta no han faltado los saludos nazis y los gritos de «Arriba España», así como el Cara el Sol, en una noche iluminada con luces de bengalas en Madrid.

La concentración se llevó a cabo con una misa inicial en la en la iglesia de Santa Bárbara, donde el fundador de la Falange fue bautizado. «No obstante, el sacerdote se cuidó mucho de no mencionar el apellido del homenajeado», indican desde Público.

Posteriormente, desde Falange se ha alentado a sus seguidores fascistas a llevar a cabo su habitual peregrinación con antorchas al Valle de Cuelgamuros: «¡Adelante, fieles camisas azules!».

Desde Falange se han lanzado una serie de recomendaciones para evitar las sanciones por la exaltación al fascismo y lo llevan haciendo desde que recibieron la autorización de la Delegación del Gobierno de Madrid.

Y es que la nueva ley advierte con sanciones de entre 10.000 y 150.000 euros a «convocatorias de actos, campañas de divulgación o publicidad» que «inciten a la exaltación personal o colectiva, de la sublevación militar, de la guerra o de la dictadura, de sus dirigentes, participantes en el sistema represivo o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial», y en las que se produzca «descrédito, menosprecio o humillación» hacia las víctimas del franquismo.

DEJA UNA RESPUESTA