El pasado 23 de febrero Ahmaud Arbery, un joven afroamericano de 25 años, era asesinado a tiros mientras hacía running en una calle de un suburbio de Brunswick, en el estado de Georgia.

El joven murió por tres disparos propinados pos dos hombres: Gregory McMichael, expolicía del condado de Glynn y su hijo Travis de 34 años que persiguieron a Arbery con su vehículo al creer que se trataba de un ladrón.

Tras más de dos meses desde que ocurrieron los hechos no hubo ningún tipo de detención ni acusación alguna. Y no ha sido hasta este martes cuando el fiscal de distrito de Hinesville, Thomas Durden, ha creído oportuno presentar el caso ante un gran jurado para llevar a juicio a los dos agresores involucrados en la muerte de Arbery tras hacerse público un vídeo que registró lo sucedido.

En las imágenes se puede ver a Arbery corriendo cuando se encuentra con una camioneta pickup blanca parada, con un hombre (Travis) junto a la puerta del conductor y otro (Gregory) con un revólver en la parte de atrás abierta de la camioneta. A continuación en el vídeo se escucha un disparo y se ve a Arbery forcejeando con Travis que lleva un rifle. Se escuchan dos disparos más y se ve a Arbery dar unos pasos y caer en la carretera donde se desangró y murió.

Uno de los primeros fiscales asignados al caso, con vínculos directos e indirectos con el mayor de los McMichael cuando trabajó para la fiscalía, dijo que las leyes de Georgia amparaban a Gregory y Travis que actuaron de acuerdo al estatuto de arresto ciudadano y señaló que Travis actuó en defensa propia tras ser amenazado y atacado violentamente por Arbory.

Pero tras la publicación del vídeo las cosas han cambiado. El abogado de la familia de la víctima, Lee Merritt, declaró en un comunicado que “esto es asesinato” y señaló que: «Ahmaud Arbery fue perseguido por tres hombres blancos que lo atacaron sólo por su raza y lo asesinaron sin justificación».

Según Merritt el vídeo estuvo en posesión de las autoridades desde el día del homicidio y considera que la Policía de Brunswick «ha violado su responsabilidad con el pueblo» al no arrestar a los implicados en el crimen después de ver esta «evidencia»

El activista Shaun King reaccionó al vídeo y lo ha definido como “un linchamiento”. Joe Biden ha asegurado también que Arbery fue “asesinado a sangre fría” y ha demandado una investigación “rápida, completa y transparente”.