Este pasado lunes, unas 300 mujeres participaron este lunes en una convocatoria en la Praza do Obradoiro de Santiago de Compostela en la que se cantó y representó Un violador en tu camino, la performance nacida en Chile con motivo del 25N, Día Internacional contra la Violencia de Género.

En medio de la multitudinaria representación, reconocida y llevada a cabo por todo el mundo sin incidentes (salvo en Turquía), un estudiante de Ciencias Políticas que se encontraba allí gritó «para casa, que hay que hacer la cena» a las 300 mujeres que realizaban la performance feminista.

Resulta que este joven era un militante de Nuevas Generaciones, la rama juvenil del PP, un partido conocido por su postura en la que rechaza el feminismo de pleno y la lucha feminista. Aún resuenan las palabras de Ana Botella hablando de los valores de las mujeres: “La Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre”. Una cita que tiene copyright en la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Aunque también el actual secretario general del partido tiene lo suyo, quejándose de que «cada año en España hay 100.000 abortos. También hay víctimas de tráfico y hay un presupuesto destinado para ello”.

Sin embargo, parece que en esta ocasión la formación liberal no quería que se la relacionase con el incidente en la Praza do Obradoiro y en la mala fama que puede traerles, por lo que el joven descerebrado ya ha sido expulsado de la organización juvenil del PP, según ha informado el propio partido conservador.

«Esa persona ya no forma parte de Nuevas Generaciones después de haber presentado su baja automática», ha apuntado la agrupación juvenil del PP, que ha tachado de «inaceptable» la actuación del joven y ha expresado su «condena» a cualquier posición «de carácter machista», así como su compromiso «con la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres».