«Si lo habéis reventado ya, lo habéis reventado ya…», grita uno de los testigos mientras u agente de paisano propina varios golpes en la cara a un joven se halla en el suelo reducido y esposado. Otros personas presentes en la escena piden que dejen de golpearle.

La víctima es un joven de 17 años con contusiones por todo su cuerpo. Su familia ha denunciando que unos policías nacionales fuera de servicio lo confundieron con un MENA, lo increparon y lo agredieron.

Matizan ademán que algunos estaban bebidos: «Pueden comprobar con sus propios que no nos estamos inventando nada«. La familia ha denunciado tanto estos golpes como un posible delito de odio. «se acercó el niño a pedir la hora y le dijo: «‘Ni hora, ni na’, hijo de puta, pedazo de MENA«, relata la madre.

Los policías, según algunos medios, han denunciado que fueron atacados por un grupo de menores. Una versión que no convence a varias ONG, que consideran que no son hechos aislados. La Dirección General de la Policía ha abierto un expediente disciplinario a los cinco agentes implicados.