Sebastián Piñera, presidente de Chile ha decretado este viernes por la noche Estado de Emergencia y ha cedido el control de Santiago a los militares.  Se restringirá la libertad de reunión y locomoción y el presidente designará un jefe de la Defensa Nacional del Ejército, que se hará cargo de las provincias de Santiago y Chacabuco de la Región Metropolitana. La situación está fuera de control.

Las protestas por el alza del precio del metro derivaron en actos de protesta como no se había visto en décadas en Santiago. Las principales calles parecen tomadas por los manifestantes. La clase política, tanto del oficialismo como de la oposición, no han estado a la altura. «El Gobierno convocará a un diálogo transversal para que los más necesitados tengan la ayuda que necesitan», ha indicado esta madrugada Piñera desde La Moneda, sede del Gobierno.

La red de metro de Santiago de Chile, uno de los mejores símbolos del país por su orden y buen funcionamiento, se ha convertido en el escenario de inéditas manifestaciones por el aumento de costo del pasaje. Las entradas masivas de usuarios saltando los accesos sin pagar a modo de protesta comenzaron la semana pasada, en paralelo al alza del precio del pasaje, pero las movilizaciones se agudizaron durante las últimas 48 horas.

Desde la inauguración del sistema de transporte público Transantiago en 2007 el precio del billete ha subido una veintena de ocasiones. Hace 12 años tenía un valor de 420 pesos (0,59 dólares) y con la última alza pasó de 800 a 830 (1,13 a 1,17 dólares), lo que desató las protestas.

Los sueldos no van de la mano con el aumento del precio de transporte. Según un reciente informe de la Universidad Católica, el valor de las propiedades ha subido hasta 150% en el Gran Santiago en la última década, mientras que los ingresos lo han hecho solo en un 25%. En un país donde la salud y educación pública enfrenta serios problemas, un 70% de la población gana menos de 770 dólares mensualmente y 11 millones de chilenos tienen deudas, según cálculos de la Fundación Sol.

El precio del metro de Santiago de Chile es uno de los mayores de la región. Está por encima del de Sao Paulo, Buenos Aires y Ciudad de México. En horario punta llega a los 830 pesos chilenos, lo que equivale a 1,17 dólares.

Aumento de violencia

Los manifestantes están denunciando que los carabineros están usando munición real para parar las protestas. En la cuenta de Twitter de @PiensaPrensa puede verse a una estudiante que fue disparada por participar en las manifestaciones. «¡Están disparando a matar!», denuncia la cuenta.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario