Este 2020 ha resultado ser caótico a nivel global, pero en Bolivia, tras el golpe de Estado perpetrado a finales del año pasado, ha resultado una debacle sin parangón.

El regreso, por la fuerza y financiado por Estados Unidos, de la Biblia y del neoliberalismo exacerbado al Palacio Quemado ha supuesto un retroceso, a todos los niveles, de los avances que pudieron conseguirse durante los últimos 13 años.

Como una torre de naipes, aquello que algún día fue una esperanza, se desmoronó. Pero en tierras andinas, bajo el paraguas de la whipala, ceder no es una opción. Es tiempo de ‘larama’, concepto que puede entenderse como rebeldía con conocimiento, con formación y consciencia.

Para dilucidar en mayor profundidad todo aquello que aconteció a partir del pasado noviembre y las posibles vías que se abren ante los nuevos comicios del domingo, desde La Zurda TV, hemos conversado con Gabriel Villalba, abogado, periodista y director del CENAC.