Un grupo de violentos, que ya hemos confirmado que se trata de ultras de extrema derecha, ha protagonizado disturbios en el centro de Logroño, donde han tirado piedras a la Policía y han cortado el tráfico en una de las zonas próximas a las sedes del Ejecutivo riojano y de la Delegación del Gobierno de La Rioja.

La concentración, que en un principio había sido convocada la hostelería de la región para protestar contra el cierre en Logroño, ha sido aprovechada «por un grupo de 150 radicales, que nada tenían que ver con los hosteleros, pero que se han infiltrado en la manifestación», confirma Manuel Martín, periodista de ‘nuevecuatrouno.com‘, ha señalado la Sexta Noche.

La hostelería riojana ha lanzado un comunicado en el que «muestra su repulsa» a los actos acontecidos en el centro de Logroño y otros rincones de la región y se desvincula totalmente de los hechos.

Todos los sectores de la Hostelería Riojana reiteran su compromiso «con el diálogo y el trabajo colaborativo» junto con el Gobierno de la Rioja y el resto de autoridades nacionales, regionales y locales «para afrontar la complicada situación del sector».

Los radicales han terminado rompiendo los cristales del escaparate de la tienda de Lacoste. Su propietaria, Cristina Pérez, ha llegado rápidamente después de que le avisara la empresa de alarmas y recibiera varios vídeos del saqueo en su móvil, pero, tal y como informa Nuevecuatrouno, era demasiado tarde.

«Hemos cerrado la tienda a las 20:30 horas y todo estaba bien. Nada más llegar a casa nos han avisado y hemos venido corriendo. Ahí es cuando hemos visto que nos han roto los cristales, el ordenador y nos han desvalijado la tienda», cuenta Cristina al medio.

«No tengo palabras. Nos ganamos la vida trabajando y en cinco minutos nos la arruinan», lamentaba la propietaria.