El polémico comisario jubilado José Manuel Villarejo ha señalado este jueves que la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de que el vicepresidente segundo Pablo Iglesias tenga asiento en la comisión que controla la actividad del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) supone «una amenaza a la seguridad de los españoles» por sus vínculos con países como Irán o Venezuela.

El comisario retirado defiende en un comunicado que en cualquier democracia homologada Iglesias quedaría «invalidado» para tener acceso a secretos de Estado «por sus vínculos con potencias dictatoriales como Irán o Venezuela» y por «sus lazos con regímenes como los de Bolivia y Ecuador».

«España corre el serio riesgo, e inaudito en nuestra reciente historia democrática, de que altos mandos de la OTAN y altos mandos militares fuera de la Alianza Atlántica se opongan frontalmente a compartir piezas de inteligencia delicadísimas y de un valor trascendental para ayudar a proteger la seguridad de España y los españoles ante amenazas estructurales como, por ejemplo y en primera línea, la del terrorismo yihadista», continúa.

Advierte, además, de que altos mandos de la Policía y la Guardia Civil pueden presentar en adelante reticencias a compartir información secreta con el CNI «por el uso partidista, ideológico o, peor, al servicio de terceras potencias autoritarias o totalitarias a las que ha servido Pablo Iglesias».

El excomisario también carga contra Sánchez por ceder, según él, ante la «obsesión» de Iglesias de acceder a información secreta, confidencial o reservada del CNI: «El presidente Sánchez (…) ha fulminado un concepto vital, el de granularity, es decir, el distinto grado de cooperación y de intensidad en la relación que se produce entre servicios de información, sea intraestatal o interestatal, y que está estrechísimamente vinculado a la confianza que se tiene durante el proceso de compartir información en los actores implicados, dada su personalidad y sus antecedentes».

Villarejo, el buen ciudadano

Es irónico este comunicado advirtiendo del peligro de Iglesias, ya que el excomisario está acusado de organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales y se encuentra desde el 17 de noviembre de 2017 en prisión provisional sin fianza.

Hacemos un pequeño repaso por las polémicas más destacadas (nombrarlas todas haría este artículo muy extenso) en las que anda metido este buen ciudadano:

Caso Tandem

Villarejo está siendo investigado en el caso Tándem en la Audiencia Nacional por los supuestos delitos de blanqueo y organización criminal en la Operación Tándem, una operación iniciada por un anónimo enviado a la Fiscalía Anticorrupción, del que luego se supo que el responsable de dicho anónimo fue David R.Vidal​, un exagente del CNI.

Vidal tiró del hilo que le llevó a otro personaje clave para la encarcelación de Villarejo: Francisco Menéndez, el representante de la petrolera estatal de Guinea Ecuatorial Geopetrol. Esta persona encargó al comisario Villarejo un informe para un alto cargo del Gobierno de Guinea Ecuatorial que destapaba los trapos sucios de uno de los hijos de Teodoro Obiang, Gabriel Mbega Obiang. A este informe, por el que Villarejo se embolsaría 5,3 millones de euros a través de sociedades pantalla, se le denominó Proyecto King; recogía interceptación de comunicaciones, informaciones bancarias y otros elementos de privacidad de Gabriel Obiang para perjudicarlo en la sucesión al trono frente a su hermano Teodorín Nguema Obiang. A través de este informe se recabó información clave para la encarcelación de Villarejo y su socio Carlos Salamanca Vilches.

Caso Nicolás

El excomisario está imputado en un juzgado de Madrid acusado de los delitos de revelación de secretos y pertenencia a organización criminal dentro del proceso de investigación de una pieza separada del caso Nicolás, por la supuesta grabación ilegal, manipulación y difusión de una conversación entre policías y miembros del Centro Nacional de Inteligencia.

En febrero de 2017, para evitar su procesamiento en el caso, Villarejo filtró a la prensa información sobre el rey Juan Carlos y el Centro Nacional de Inteligencia. También amenazó con filtrar más información si no le sacaban del proceso.

Operación Cataluña

Villarejo declaró en 2016 ante el primer juez del Caso Nicolás que había viajado frecuentemente a Cataluña a buscar información comprometedora de políticos vinculados al proceso soberanista por orden de la Dirección de la Policía. Estas maniobras policiales contra el proceso soberanista fueron bautizadas como ‘Operación Cataluña’.

Villarejo declaró ante notario que fue el autor de varios informes de la Operación Cataluña, maniobra del Ministerio del Interior para frenar el soberanismo en Cataluña. La grabación de las escuchas fue filtrada por el comisario de policía Marcelino Martín-Blas.