En la Comisión de Investigación realizada a al comisario jubilado José Manuel Villarejo a hablado del exceso de libido, del rey emérito, ya se según este, asegura que suponía «un problema de Estado» que el rey emérito fuera «tan ardiente» y por ello se llegaron a inyectarle «hormonas femeninas e inhibidores de testosterona».

Así lo ha señalado el excomisario en su segunda comparecencia ante la comisión del Congreso que investiga la ‘operación Kitchen, el operativo supuestamente orquestado desde el Ministerio del Interior en tiempos de Jorge Fernández Díaz para espiar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

EuropaPress además recuerda que la ex amante del emérito, Corinna Larsen, aseguró en su momento a Villarejo, según consta en unas de sus grabaciones, que al Rey Juan Carlos le habían estado medicando con hormonas femeninas «para quitarle la fuerza». «Le han quitado todo, ni podía estar con una mujer ni nada […]», decía.

En sede parlamentaria, el comisario jubilado ha hecho referencia a dicha grabación y ha precisado al diputado de ERC Garbiel Rufián que «hay unos informes médicos de una clínica» que le «encargaron» recuperar para que no quedara «rastro» alguno.

Preguntado sobre si tuvo alguna participación en la suministración de dichas hormonas al rey emérito, el comisario ha asegurado que no y ha explicado que todo esto lo supo «a posteriori» cuando se lo comentó la propia Corinna Larsen.

Estallido de risas en redes

Esta última revelación de Villarejo sobre las andanzas sexuales de Juan Carlos I no ha pasado desapercibida en redes. La líbido del emérito se ha dejado sentir en Twitter y los comentarios sobre de «funcionaron regulín» o las «labores de inhibición» del CNI fueron constantes. Repasamos los más destacados:

DEJA UNA RESPUESTA