Joan Jordi Abentín Senán

Hacía tiempo que no escribía. Por muchas razones que van des del intento de la neutralidad máxima como persona que coordina Contrainformación Catalunya hasta la situación política actual.

Catalunya está viviendo uno de los peores momentos de los últimos 30 años. Hay que decirlo. Y veo, que el problema, ya sea por sentimiento o muchas veces por partidismo NO se va a solucionar rápido.

Por una parte tenemos un Gobierno de España que sigue sin moverse de la silla para solucionar el problema. ¿Por qué? Pues por el mero hecho que miran encuestas y ven que todo movimiento puede acabar con pérdida de votos. Es de saber que la mayoría de partidos políticos buscan el incremento de poder, y esto es una razón principar por lo que hemos llegado acá: Más pendientes del partidismo que de la sociedad. Al final, la única solución que se les ocurre es enviar a la Policía Nacional a dar golpes… Todo el que sea coherente sabe que esa no es la solución ya que el uso de violencia conlleva más violencia. 

Por parte del Govern de la Generalitat tenemos un irresponsable Quim Torra con su compañero Puigdemont mandando des de Waterloo. Ya lleva meses que mientras esconde sus desastres sociales pone por delante la bandera antes que cualquier otra cosa y estos días vimos la guinda al pastel. Hace unas semanas la famosa frase «apreteu» y ahora, envía a la gente a las calles, y a la vez, su gobierno con un conseller exconvergent envía a los Mossos y pide el apoyo Policia Nacional. En fin, el Govern manda y apalea a sus propios manifestantes. A su lado ERC. El partido con su líder condenado a unos injustos 13 años de cárcel está siendo uno de los más criticados. Ayer, Gabriel Rufián fue abucheado en una manifestación por parte de independentistas de JxCat o la CUP. Paradójicamente el partido Republicano es el que está llevando un discurso más moderado y también el que se acerca al diálogo. Es posible que en cualquier movimiento social, la organización que acaba con su líder injustamente a la cárcel es la más radical. En Catalunya, en cambio, Waterloo y CUP dice que ERC es cobarde… Esa tontería solo puede ser una razón: De nuevo, el partidismo.

Últimamente, vemos encuestas en que la CUP y JxCat están luchando por el mismo electorado (cosa, que si yo fuera de la CUP, no estaría nada tranquilo). Ambos, necesitan demostrar quien es más catalanista, y coinciden con la crítica a ERC, que al final está representando al catalanismo más «dialogante«. Por mucho teatro que haya me da que la gran mayoría de agrupaciones políticas tienen la fecha de las elecciones en la cabeza. Eso me recuerda que a veces hay gente que dice que los políticos no trabajan. Creo que si lo hacen, pero no para nosotros, sino en general, para ellos mismos. 

Viendo todo en sí, al final vemos que quien estuvo más perjudicado estos días fueron los ciudadanos y ciudadanas. Aquí, hemos estado en un blanco y negro constante con un interés enorme de todos los medios para decir que hay dos «Catalunyas», una independentista y otra que no. Al final, el resultado es un nacionalismo muy rancio des de las dos partes. Partes, que al final no tienen nada que ver con el pueblo, sino que simplemente lo usan para intentar dividirnos los de abajo y que acabe gobernando un burgués, hablé catalán o español.

Estos días hay un uso exagerado del «conmigo o contra mi». Los que creemos que se necesita una solución lejana a las porras, la violencia, los egos o al partidismo extremo, tenemos que convivir con un insulto constante. Eso es grave ya que tenemos que tener clara una cosa: Cuando vas al Hospital no te preguntan si eres independentista o no. Cuando te pagan la pensión tampoco. Cuando nos quitan derechos menos, y ni pensarlo, cuando hablamos de nuestra vida cotidiana.. En esto, quiero decir que tanto catalán independentista como no, tenemos los mismos problemas y objetivos y que al final la derecha SIEMPRE será derecha. Un ejemplo se llama Mossos, otro se llama Policía Nacional. Ambos hicieron lo mismo y nos indicaron que si hay una Catalunya independiente poco cambiaría si gobernaran ellos.

¿Al final cual tiene que ser el objetivo? Buscar igualdad, libertad y fraternidad. Buscar la forma de luchar por derechos y de forma útil. Sobretodo eso, ÚTIL. Y dicho esto, también me gustaría dejar claro que necesitamos también menos partidismo, menos miedo y más clase por parte de nuestros políticos. Menos jueces y más diálogo. Menos barricadas y más hablar. Menos partidismos y más soluciones. Y a mi me da que Cataluña tiene solo un tipo de división: Los pocos y los muchos, el 1% y el 99%. 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario