El coronavirus Covid-19 es un virus muy complicado de contener ya que se transmite cuando los pacientes tienen síntomas muy leves o incluso no los tienen y cuando se empiezan a detectar casos ya hay muchos contagios. 

La celebración de la marcha feminista del 8M días antes de que el coronavirus se expandiera por la geografía española, ha servido para que Vox intente difundir una correlación entre ambas situaciones.

Este jueves Rubén Pulido, secretario de Prensa y Comunicación de Vox Andalucía, quien ha tildado a los miembros del Gobierno como «irresponsables», ha colgado un mensaje en Twitter en el que se pueden ver cuatro fotografías de la manifestación feminista pero ninguna del acto de Vistalegre, reiterando así la forma de actuar del partido de ultraderecha.

Sin embargo, lo que no le interesa decir al partido de extrema derecha es que ese mismo día se celebraron también otros eventos como partidos de fútbol de primera y segunda división como el Betis-Real Madrid o el Osasuna-Espanyol , partidos de baloncesto de la Liga ACB o el Campeonato Europeo de Duatlón en Punta Umbría.

En Madrid el IFEMA acogió el congreso Aula 2020 desde el 4 hasta el 8, dentro de la Semana de la Educación, que esperaba la afluencia de más de 100.000 visitantes. También se seguían celebrando oficios religiosos y los transportes públicos viajaban llenos hasta la bandera.

Cabe destacar que miles de seguidores de Vox se reunían a puerta cerrada en Vistalegre donde Javier Ortega Smith, secretario general de partido, repartió entre los presentes besos, saludos y apretones de manos, a pesar de poseer síntomas como la tos, como se puede observar en algunos de los vídeos que se difundieron, y que días después confirmarían su positivo en covid-19.

Vox asegura que se planteó suspender el mitin del pasado domingo en Vistalegre, en el que Santiago Abascal intervino por primera vez en público tras ser proclamado presidente del partido por otros cuatro años, pero alega que no lo hizo porque “habría sido irresponsable generar alarma suspendiendo un acto público mientras el resto del país seguía funcionando con normalidad”.

Ortega no solo participó en el mitin del domingo, donde estrechó la mano a numerosos simpatizantes de Vox, sino que fue el protagonista de la asamblea general celebrada el sábado por el partido ultra en el mismo escenario, a la que acudieron sus más de 600 cargos públicos (parlamentarios europeos, nacionales y autonómicos y concejales) y orgánicos.