El Congreso ha aprobado el Proyecto de Ley por la que se deroga ya de forma definitiva el despido objetivo por faltar al trabajo por enfermedad. La propuesta ha sido aprobada por todos los grupos parlamentarios excepto los 52 diputados de Vox, que se han quedado solos en su rechazo

Cuando se aprobó en la Cámara Baja como decreto-ley el partido de extrema derecha ya votó en contra con el argumento de que esta amenaza de despidos contribuía a controlar el «fraude» y los «abusos» en el absentismo de los trabajadores.

Juan José Aizcorbe, portavoz de Vox, ha acusado a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de hacer «una excepcional pirueta formal para derogar este artículo y que se tramitara de urgencia. Es un sinsentido jurídico, un decretazo sobre otro decretazo». «Este procedimiento urgente necesidad, carece de motivos objetivos y de oportunidad y solo se pretende cercenar el debate e impedir las aportaciones de los grupos políticos, que solo profundiza en la incertidumbre con la anárquica profusión legislativa. Al gobierno de izquierdas no le importan los trabajadores sino que sean mendicantes silientes», ha señalado el diputado.

La diputada del PSOE Esther Peña Camarero le ha respondido: «¿No merece la pena avanzar con urgencia para acabar con el miedo de la gente por ser despedida cuando está enferma?¿Cómo le explican a los infectados por coronavirus que podrían ser despedidos? Cumplamos con el ordenamiento europeo».

Alberto Rodríguez, parlamentario de Unidas Podemos, ha querido recordar que el artículo 150 del reglamento del Congreso permite el procedimiento de lectura única y de urgencia cuando la simplicidad de formulación lo permita y «en este caso solo se trata de eliminar dos líneas del Estatuto de los Trabajadores».

Rodríguez ha acusado a las formaciones de derechas de «intento de confundir y embarullar el debate» cuando se está abogando por eliminar un «claro abuso contra los trabajadores».