La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha hecho una declaración en recuerdo a las 1.118 mujeres asesinadas por la violencia de género desde 2003 y todas la víctimas «directas o indirectas» de esta lacra, en especial a los niños y niñas, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres.

R 12

Previamente una declaración ha sido promovida por los grupos parlamentarios PSOE y Unidas Podemos que finalmente no han logrado unanimidad necesaria para que fuera leída en el Pleno después del veto de Vox.

De este modo y haciendo caso omiso Batet ha leído su propia declaración: «La violencia contra las mujeres constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales, e impide el total desarrollo de un estado social y democrático de Derecho», ha sentenciado Batet.

Las palabras de la presidenta han sido respondidas con el aplauso de la mayoría de los diputados que se encontraban en el hemiciclo al inicio de esta sesión plenaria, un gesto al que no se han sumado los representantes de Vox presentes en el Salón de Plenos.

Irene Montero por su parte en TVE ha declarado que «es muy importante que las instituciones no demos cabida a los negacionistas de la violencia contra las mujeres. Quien diga que la violencia no tiene género, simplemente, miente. Miente quien diga que la violencia no tiene género y está haciendo que muchas mujeres en nuestro país, cuando escuchan, eso sí a lo mejor están sufriendo una situación de violencia psicológica, de violencia económica que sus maridos o sus parejas les impidan trabajar y les dejen en casa para tener tener las dependientes económicamente, de violencia física, que muchas mujeres piensen bueno… Lo que me está pasando es normal».

Por ello concluye que «el mensaje institucional tiene que ser rotundo, contundente, de absoluta unidad y sin fisuras. La violencia machista es una cuestión de Estado.

DEJA UNA RESPUESTA