El Tribunal de Cuentas, tras someter a examen las cuentas de Vox, ha detectado que la formación ultra incurrió en unos gastos «irregulares» por más de 158.000 euros en las elecciones generales del 28 de abril de 2019, elecciones tras las que Vox saltaba a la política nacional al lograr representación en las Cortes Generales, con 24 diputados en el Congreso.

Esto implica que para poder acceder a las subvenciones electorales sus cuentas deben ser revisadas, tal y como contempla la LOREG, la Ley de Régimen Electoral General.

Del poco más de millón de euros que Vox declaró haber gastado en estos comicios, este órgano fiscalizador ha detectado y excluido de los gastos electorales 158.108,58 euros, tal y como recoge Europa Press.

De estos gastos «irregulares» se destinaron a conceptos no considerados como gasto electoral 112.488,95 euros; 2.982,65 euros fueron gastados fuera del periodo establecido y los 42.636,98 euros restantes corresponden a gastos en publicidad en prensa, radio y medios digitales, antes del comienzo de la campaña electoral, algo no permitido por la LOREG.

Además, según figura en el informe recogido por Europa Press, el Tribunal de Cuentas ha excluido de ser subvencionados, por no cumplir con los requisitos exigidos, 870 euros de los casi 840.000 que Vox ha declarado haber gastado en el envío de propaganda electoral.

A pesar de que la formación liderada por Santiago Abascal abrió una cuenta bancaria específica para gestionar los gastos e ingresos de cara a los procesos electorales, algo a lo que están obligados los partidos políticos, realizó pagos por valor de 4.000 euros a otra cuenta y pasadas las elecciones del 28A gastó 3.180 euros de la cuenta abierta para el 28A, algo que tampoco está permitido.

El órgano fiscalizador también detectó que la formación de ultraderecha declaró 20.000 euros en viajes hechos con motivo de las elecciones generales en la contabilidad de los comicios al Parlamento Europeo de tan solo un mes después.

Al igual que en las elecciones del 28A, el Tribunal de Cuentas ha considerado no subvencionables una serie de gastos por valor de casi 52.600 euros de los 247.000 euros declarados por Vox como gastos ordinarios en estas elecciones europeas. Casi 33.000 euros no son considerados de naturaleza electoral y los 19.725,42 restantes tienen una «justificación insuficiente».

En cuanto a la propaganda electoral, la formación ultra declara un gasto total de 200.000 euros, de los que este órgano fiscalizador excluye 54.764,87 euros como susceptibles de ser financiados con subvenciones electorales.