La formación de extrema derecha Vox, que ha protagonizado un inicio de campaña para las elecciones madrileñas con una propaganda electoral xenófoba colocando en la puerta del Sol un cartel electoral en el que se compara el dinero dedicado a una pensión de jubilación con el de mantener a los menores extranjeros no acompañados (MENA), no apoyó subir las prestaciones.

Llama la atención esta comparación con las pensiones de las personas mayores, ya que es el único partido del Congreso que ha enarbolado una campaña en contra de su subida. En concreto, en la votación del Real Decreto ley impulsado por el Gobierno de coalición a principios de 2020 donde se promulgaba un incremento de un ligero 0,9%, los de Vox se abstuvieron con el pretexto de que la medida iba “en contra del interés general”. La norma acabó aprobándose con 289 votos a favor y 49 abstenciones, entre ellas la de la formación de ultraderecha.

Durante su intervención en la sesión que se desarrolló el 4 de febrero de 2020 en la Cámara Baja, el diputado Víctor González defendió la abstención de su grupo y que no apoyase la subida de pensiones por «sentido de responsabilidad».

Además, el representante de Vox señaló que el modelo de pensiones propuesto por el Ejecutivo “promueve la inmigración masiva como receta contra el invierno demográfico y como solución al problema económico de nuestro país».

Asimismo, los de Abascal tampoco apoyaron los Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 emitiendo su voto en contra de las 22 recomendaciones que servirán de guía para el futuro acuerdo entre el Gobierno, patronal y sindicatos de cara a un nuevo modelo de pensiones y que recoge, entre otras medidas, la mejora de las pensiones gracias a la revalorización de las prestaciones acorde al Índice de Precios al Consumidor (IPC), una de las principales reivindicaciones de los sindicatos.

Las recomendaciones salieron adelante con los votos del PSOE, el PP, Unidas Podemos, Ciudadanos, Junts, el PNV y Coalición Canaria. ERC y Bildu se abstuvieron, mientras que Vox fue el único grupo que votó en contra.

Por tanto, las posturas defendidas por Vox en la sede parlamentaria chocan con las que defienden ahora en plena campaña electoral para las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. La formación busca generar odio contra los menores extranjeros no acompañados mostrándolos como beneficiarios de un gasto social que se les roba a los pensionistas, a los que ellos no han apoyado.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA