El partido de extrema derecha Vox registrará este martes en el Congreso la moción de censura contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que defenderá en la tribuna el diputado y candidato de Vox a la Generalitat, Ignacio Garriga. Se espera el más absoluto fracaso de la votación.

Lo ha anunciado este domingo el presidente del partido, Santiago Abascal, que ha incidido que «salvo novedad de última hora o que alguien proponga otro candidato» será él mismo el candidato propuesto a la Presidencia del Gobierno.

«Es la moción más justificada de la democracia española. Nunca un Gobierno lo hizo tan mal, no solo en la gestión de la pandemia sino por la degradación de la economía y la vida institucional», ha defendido en declaraciones a ‘El Toro TV, en las que ha subrayado que Vox no puede asistir «silentes e impávidos» a la «mayor degradación de la vida nacional».

Cinco días desde el registro 

Tras la presentación del escrito a la Mesa del Congreso y la propuesta de un candidato alternativo a la Presidencia del Gobierno requeridos, la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, dispone de un plazo que no podrá ser anterior al transcurso de cinco días desde el registro para determinar la votación, fecha y hora de la misma.

La formación ha mantenido hasta ahora la disposición del líder de Vox a liderarla aunque dejando claro que no tenía porque ser él si se encontraba una persona que generase más consenso y que no estuviese asociada a ningún signo político.

Durante este tiempo, el partido ha mantenido contactos para estudiar esta posibilidad y desde Vox se ha explicado que han encontrado «mucha comprensión» pero «pocas ganas de exponerse en público». «Con este Gobierno, lo peor pasa cada día y cada día es peor que el anterior. Cuanto más esperemos peor será», señaló este mismo martes el portavoz parlamentario de Vox.

Finalmente, será el diputado Ignacio Garriga Vaz de Concicao, que forma parte de la dirección del grupo parlamentario en el Congreso como portavoz adjunto y es el candidato de Vox a las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, quien defienda esta moción en el Congreso.

Una actuación meramente electoralista

Para que la moción de censura saliera adelante, Vox necesitaría el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados, es decir, 176 escaños, una cifra que está lejos de alcanzar debido a la falta de apoyos de las formaciones como el Partido Popular o Ciudadanos, además del ‘bloque de la investidura’ que permitió a Sánchez llegar a La Moncloa.

Desde el PP se ha denunciado que la moción de censura de Vox sólo «da alas» a Pedro Sánchez porque es imposible que salga adelante ya que necesita mayoría absoluta y, entre otros, el apoyo del «partido de Otegi o el de Torra», en palabras del portavoz en el Senado, Javier Maroto.

Ciudadanos también ha rechazado apoyar esta medida, que considera como «una campaña de marketing puro y duro», y ha denunciado que la misma costará dinero a los españoles, restará credibilidad a España y no servirá para cambiar al Ejecutivo.