Borrador automático

Se acaba el teatrillo. El partido de ultraderecha Vox ha decidido retirar la enmienda a la totalidad presentada a los presupuestos del 2019 del Gobierno bipartito en Andalucía del PP y Ciudadanos, tras llegar a un acuerdo con el Partido Popular, lo que evita que sean devueltos y además, permite su tramitación en el cámara regional.

Así lo ha anunciado este miércoles su portavoz, Alejandro Hernández, señalando que han llegado a puntos de encuentro en las reuniones con el Ejecutivo andaluz y, tras esperar a su segundo turno de intervención y pedir que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, ratificara esos acuerdos en la tribuna, ha anunciado la retirada de la enmienda a la totalidad. «Hacemos aquello que creemos mejor para Andalucía», ha dicho Hernández, quien ha aludido al «interés general» como motivación.

Las negociaciones entre el Gobierno andaluz y Vox se han mantenido hasta última hora y después de seis días de estudiada incertidumbre han decidido retirar la enmienda que podía tumbar las cuentas andaluzas. Vox deja claro lo que los números dictan: por mucho que PP y Cs quieran disimular que en Andalucía gobierna una coalición, de facto es un trío.



 

Además, ha explicado que para ellos «lo más fácil» habría sido mantener la enmienda a la totalidad, pero ha defendido que ellos no han llegado a la política «ni a hacer el gamberro, ni teatro, ni ruido».

Vox se quejó durante días del «ninguneo», del «desprecio» o de la «humillación»en las negociaciones para formar gobierno tras el rechazo de Cs a sentarse a la misma mesa que el partido de Santiago Abascal. Sin embargo, las lamentaciones quedaron en nada. Pasó en 48 horas de dar de lado un documento de imposibles políticos, que hablaba de «expulsar a 52.000 inmigrantes» o de dar «un pin parental» para controlar los contenidos que sus hijos estudian, a rubricar un pacto con el PP donde se soslayaban los asuntos más espinosos.

Ciudadanos logró su trabajado objetivo de no ser fotografiado con Vox. Una mascarada que no impide que se le señale como la tercera pata del «trifachito». Todas las concesiones que se haga a la ultraderecha tendrán también un color naranja, por mucho que se escondan detrás de los sillones.

 

 

Medidas del acuerdo

El acuerdo incluye medidas que se pondrán en marcha en el presupuesto del 2019 y otras en el del 2020. «Vamos a renovar el voto de confianza que en su momento hicimos», ha agregado Hernández: «Es una apuesta que hacemos por una Andalucía viva dentro de una España viva», subraya.



El portavoz ha detallado algunas de las medidas que han hecho posible el acuerdo, entre las que ha destacado la eliminación de la transversalidad de género en la política presupuestaria, un plan de infraestructuras judiciales o un xenófobo acuerdo para crear un órgano que se coordine con las fuerzas de seguridad para el seguimiento de la inmigración ilegal.

A estas medidas, ya de por sí con tintes de ultraderecha, han sumado el apoyo a los andaluces en «zonas de inmersión» lingüística, la puesta en marcha de un teléfono de atención a la víctimas de «violencia intrafamiliar» o limitar las acciones de la memoria histórica a lo ejecutado sobre las fosas y el banco de ADN. Se ha cedido con todo a Vox. Han tolerado a los intolerantes y eso supone un gran paso atrás en el progreso de la democracia y de la libertad.

Después de su discurso, Hernández ha estrechado la mano del presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP), y el vicepresidente, Juan Marín (Cs), lo que ha sido irónicamente jaleado por la bancada socialista.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario