Recientemente Vox proponía crear una comisión para investigar el modelo de las residencias en la Comunidad de Madrid durante la primera ola del covid-19. Este cambio de posición se da poco después de que Isabel Díaz Ayuso atacase al partido ultraderechista.

En concreto, la presidenta de la Comunidad de Madrid acusó a la extrema derecha de «ponerse a la cabeza de la izquierda», ya que estos fueron quienes llevaron a cabo la propuesta, que arremete de frente contra esta.

Desde PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos han reaccionado al cambio considerándolo parte de las negociaciones que están llevando ambos partidos, Vox y PP, por tal de sacar adelante los Presupuestos de 2023.

«Nosotros quitamos la comisión de estudio pero no renunciamos en un futuro a mejorar las residencias», ha incidido la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. Sin embargo, ella misma defendía que la comisión «s muy importante», «tenemos la obligación moral de mejorar la situación de nuestros mayores y construir un sistema de residencias que les garantice estar tranquilos y bien cuidados», afirmaba.

Repugnante

El portavoz del PSOE, Juan Lobato, ha tachado de «repugnante» este cambio de posición, ya que considera que los fallecidos en las residencias «como moneda de cambio para sus negociaciones». «¿Este juego a estas alturas con 7.200 fallecidos y las familias queriendo saber la realidad?. Lamentable», ha explicado.

La coportavoz de Unidas Podemos Alejandra Jacinto, del mismo modo, ha considerado que es un «absoluto paripé», «jugando con las expectativas de la gente» y ha pedido conocer «el trato» para esta retirada.

DEJA UNA RESPUESTA