Vox ha vetado este jueves en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados una declaración institucional en favor de los sanitarios. Este veto ha llegado porque consideraba que el texto propuesto era «un panegírico laudatorio del Gobierno» que ocultaba las críticas de la oposición. Vox ha sido el único partido que no ha firmado esa declaración. 

Lo llamativo es que en su odio y agresiva oposición, el partido de ultraderecha no ha visto que en el texto, anónimo, no hay ninguna referencia expresa a la gestión del ejecutivo. Lo más parecido a un elogio en el texto es la afirmación de que el sistema de sanitario ha demostrado su fortaleza y ha resistido.

La declaración es un repaso a la tarea titánica a la que se están enfrentando los sanitarios, reconociendo su labor. Se pide acompañar esa labor y se subraya la necesidad de seguir invirtiendo en la sanidad pública para que tenga recursos y siga siendo motivo de orgullo.

Esta declaración institucional ha sido impulsada por los propios enfermeros y que los odios políticos censuren este tipo de iniciativas es una vergüenza democrática.