Borrador automático

44 millones de dólares. Ese es el acuerdo al que llegó la oficina del fiscal general de Nueva York con el productor Harvey Weinstein y los ejecutivos de su extinguido estudio de cine para compensar a las mujeres que le demandaron por su conducta sexual y a los antiguos socios.

El arreglo no afecta al procedimiento penal contra Weinstein por agredir sexualmente a dos mujeres, que va en paralelo y para el que se espera comience el juicio a comienzos de septiembre tras haber sido aplazado dos veces. Weinstein negó hasta la fecha todas las alegaciones acusándole de crímenes sexuales, incluida la violación.

La fiscalía del Estado de Nueva York demandó en febrero del año pasado a Weinstein, su hermano Robert y al consejo de administración de la compañía por haber creado un clima laboral que ponía en peligro a las empleadas de la productora, a las que “maltrató y explotó de una manera despiadada”.

30 millones de los 44 del acuerdo irían destinados directamente a las víctimas, antiguas empleadas de la compañía Weinstein que sufrieron abusos y a los acreedores que le prestaron dinero antes de la quiebra. El resto se utilizará para cubrir los costes legales de los directivos de la productora que fueron citados en las demandas.

Así acaba un episodio de la saga Weinstein, tras la cascada de denuncias de las víctimas del productor de Shakespeare in Love o Chicago fue el germen del movimiento social MeToo e hizo tambalear los cimientos de Hollywood. Hasta 80 mujeres dieron el paso al frente.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario