Iñaki Williams, delantero del Athletic Club, ha anunciado en una entrevista que sus compañeros y él abandonarán el terreno de juego si vuelven a escuchar insultos racistas en un campo.

«Si pasara, nos marcharíamos del campo; si nos dan el partido por perdido, nos daría exactamente igual, porque sería un puñetazo contra el racismo», explicaba Iñaki Williams en el avance de la entrevista en el programa Universo Valdano de Movistar+.

Williams recordaba un episodio de insultos racistas que vivió cuando el Athletic jugó contra el Espanyol en el RCDE Stadium el 25 de enero. Al ser sustituido el público empezó a gritar «uh, uh, uh», imitando el ruido de un mono y se puso así en relieve de nuevo el racismo que existe en ciertos aficionados.

Aunque el partido continuó Williams pidió a su compañero Iker Muniain que avisara al árbitro para hacerlo constar en el acta del partido.

El RCD Espanyol expulsó del campo a los abonados que profirieron insultos, medida aplaudida por LaLiga que condenó el episodio pero que más de un mes después no ha tomado ningún tipo de medidas disciplinarias.

«Ojalá no vuelva a repetirse. Aunque sé que, si pasa, tendré el apoyo de mucha gente, como la otra vez, que me llovieron mil mensajes de apoyo en las redes sociales», señalaba.

La única vez en la que se ha suspendido un partido por insultos en LaLiga sucedió entre el Rayo Vallecano-Albacete en la vigésima jornada de Segunda División, cuando el árbitro José Antonio López Toca decidió que no se jugase la segunda parte en Vallecas por los cánticos de “puto nazi” al jugador ucraniano Roman Zozulia, delantero del Albacete Balompié.