Redacción EcologíaWWF España

 

Las cámaras trampa colocadas por WWF España en Ciudad Real han captado la imagen de tres cachorros de lince, el primer nacimiento confirmado este año de la especie en Castilla-La Mancha. La madre, ‘Mesta’, fue liberada hace dos años como parte del proyecto LIFE+ Iberlince, y ya tuvo dos cachorros el año pasado en la misma finca donde trabaja WWF. Gracias a los esfuerzos de conservación de la especie, ya hay 547 linces ibéricos en la Península y van consolidándose sus poblaciones fuera de Andalucía.

La lince ‘Mesta’ sacando a uno de sus cachorros del edificio abandonado donde dio a luz, en Ciudad Real

A finales de marzo, el equipo de WWF que trabaja sobre el terreno en Ciudad Real para la conservación del lince, comprobó que ‘Mesta’ había dado a luz: en una foto de cámara trampa se la veía preñada, entrando al mismo edificio abandonado donde tuvo a sus crías el año pasado, y dos días después la fotografiamos saliendo, ya sin su barriga.

Desde entonces, el equipo de WWF no perdió de vista el lugar para evitar cualquier molestia hacia la madre y sus crías en esta etapa tan delicada. Un mes después, hace muy pocos días, la cámara trampa regaló la esperada imagen: ‘Mesta’ sacando a sus tres cachorros, uno a uno, y llevándolos a un nuevo lugar seguro. El collar de radioseguimiento que lleva su madre permitió detectar que se encuentran en una zona cercana de matorral cerrado, sin grandes rocas pero perfectamente escondidos y camuflados. “Es algo que, para el equipo de campo de WWF, demuestra la extraordinaria capacidad de adaptación del lince a su hábitat de monte mediterráneo“, comentan desde la ONG.

Estaremos muy pendientes de ‘Mesta’ y sus cachorros (como hicimos con los nacidos el año pasado), que se suman a los linces que ya están reconquistando este antiguo territorio de su especie”, indican desde WWF España. En el sur de Ciudad Real (una de las cuatro zonas de reintroducción del LIFE+ Iberlince) viven ya 26 linces en libertad, fruto del trabajo conjunto con las fincas privadas, la población local y la Junta de Castilla-La Mancha. “Seguiremos trabajando sobre el terreno para reducir amenazas como los atropellos y para que ‘Mesta’ y sus cachorros tengan un futuro en la naturaleza“, sentencian desde la ONG animalista.



Trabajos como el de conservación del lince son posibles gracias al apoyo de los socios y socias de WWF. Desde Contrainformación te invitamos a hacer algo extraordinario hoy y unirte a la comunidad de personas que apoyamos la protección de la naturaleza:

Únete a WWF

Deja un comentario